Maite vuelve

Se había ido hace tres años del barrio un día inesperado y sin avisar absolutamente a nadie y todo este tiempo no había dado señales de vida; pero ayer volvió a llamar. Sandro Mateo de Victoria contestó el teléfono: “¿Maite, quién Maite?”.

Por Diario La Primera | 27 jun 2012 |    

—Soy Maite, no te hagas. Estoy en Lima y quiero verte.

Sandro Mateo de Victoria quedó entonces paralizado por el asombro de oír nuevamente su voz de agua y pensó que Maite lo estaba llamando desde el más allá. “¿Qué habrá pasado para que Maite esté de vuelta?”, pensó.

Una extraña mancha negra cubrió la sala aquella mañana.

Maite había dejado deudas por todos lados; había dejado pena, tristeza y resentimiento en todos los círculos familiares y amicales; tenía una denuncia de homicidio culposo. Algunos dijeron que se había ido a España porque se había embarazado y porque quería que su hijo naciera en Europa.

—¿Sandro, me escuchas o no? —repreguntó Maite al otro lado de la línea.

—Estoy aquí, Maite, me alegra oír tu voz. ¿Dime dónde estás?

—No te lo voy a decir; pero me gustaría hablar contigo mañana. Estoy en Lima desde hace unos días y no sé dónde ir.

—Escucha, Maite, sabes que a mí también me gustaría verte; pero ¿por qué no llamas a alguien de tu familia? No quiero problemas.

—Por favor. Solo quiero hablar contigo.

Sandro Mateo sabía que Maite confía en él. Antes de escapar de Lima, ella le había encargado cinco mil dólares por unos días y antes le había encargado un revolver. Maite era de esas chicas raras que no se detenían ante nada con tal de conseguir lo que buscaba; el problema es que nadie sabía qué era lo que en realidad buscaba.

—¿Me ayudarás o no, pavo?

—¿Dónde nos encontramos?

—En el cruce de las avenidas San Felipe con Universitaria, en Comas.

—No quiero, muy lejos.

—A ti también te conviene.

—¿Me conviene?

—Claro. ¿Escuchaste o no que he tenido un hijo en España?

—Sí.

—Adivina de quién es.

—No sé.

—Se llama Sandro, ¿quién será el padre?

—Eres una …

—A las nueve, para que conozcas a tu hijo.
Referencia
Maite vuelve

    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com