Los turbios revocadores

Por una firma, los revocadores regalaron galletas, bolsas de canchita, paquetes de fideos con gorgojos, rogaron, suplicaron, pagaron; pero aún así no consiguieron las firmas necesarias. Pero movieron cielo y tierra, conversaron, hablaron en tono bajo en lugares oscuros, arreglaron bajo la mesa, y lograron que el Jurado Nacional de Elecciones, que siempre se demora incluso para sacar las resoluciones más simples, como nunca, decidiera al toque que la consulta para revocar a Susana Villarán sea el 17 de marzo del próximo año.

| 02 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 617 Lecturas
617

Sivina es el responsable de que la resolución a favor de la revocatoria saliera con una celeridad increíble. Es muy curioso, porque Sivina debe dejar el cargo este mes. ¿Se aseguró para sacar la resolución contra la alcaldesa Villarán antes de irse? Las cosas se van aclarando.

Está claro, por ejemplo, que los revocadores solo buscan sacar a Villarán y que la ciudad les importa un pepino. Marco Turbio, uno de los impulsadores principales de la revocatoria, no tiene la más mínima intención de mejorar la ciudad, nunca las ha tenido o que muestre las pruebas.

Solo busca que Villarán se vaya para que entre Castañeda o un amigo de este y hacer trabajos grises con él. Marco Turbio es de esos abogados que si tú no los contratas te hacen la vida imposible. Haber impulsado la revocatoria lo pinta de cuerpo entero, antidemocrático.

En fin. Todo indica que la revocatoria no pasará, pero hará gastar plata y tiempo al país y desconcentrará a la alcaldesa que tiene que cumplir con sus promesas electorales. Es una forma de desestabilizar la gestión de Villarán porque esta le malogró a los revocadores de ahora sus negocios turbios.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Espere...