Los “terrucos” del Vrae

1.- Los hermanos Quispe Palomino, en su época de senderistas, participaron en las masacres de Lucanamarca y de Umaro durante los años 83 y 84 del siglo pasado. A comienzos de los años 90 se refugiaron en la zona del Ene, después que el EGP senderista fuera derrotado en la sierra ayacuchana por el Ejército y en la selva de las provincias de Huanta y La Mar por las DECAS (rondas campesinas armadas). Por entonces los dirigía Oscar Ramírez Durand, c. Feliciano, único miembro del Comité Permanente que no fue detenido junto con Guzmán en setiembre de 1992.

| 23 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.7k Lecturas
1726

2.- Durante años vivieron alejados de la civilización, sojuzgando a los nativos que eran sus “bases de apoyo”. Se demoraron dos años, después de largas reuniones, en aceptar que verdaderamente había sido Abimael Guzmán (y no otro disfrazado) el que había salido en la TV solicitándole a Fujimori el Acuerdo de Paz.

Aunque todavía temerosos, señalaron que “desde la prisión no se podía dirigir la lucha armada”, y conformaron su propio Comité Central (provisional). La conducción de “Feliciano” reconocía, sin embargo, que el “pensamiento Gonzalo” era base de unidad partidaria, pero que ya no habitaba en la prisión de la base naval sino que ahora reposaba en ellos.

3.- Capturado Feliciano en julio de 1999, en las cercanías de Huancayo, el clan Quispe Palomino tomó el mando después de emboscar al helicóptero del general Fournier con ocasión de unas frustradas negociaciones, en octubre del mismo año. Posteriormente le imprimieron a la organización cuatro características fundamentales: a) no se ajustician campesinos y se les compra los víveres y vituallas, b) incursionan cada vez más lejos, haciéndose conocer como “un nuevo y diferente partido comunista” que reconoce los errores pasados, c) cumplen labores de resguardo en las rutas de la drogas, d) reclutan a niños, para enseñarles el manejo de armas y evitar la infiltración.

4.- Hacia el año 2006, deciden identificarse como un “partido comunista militarizado, m-l-m y que desarrolla una guerra de resistencia democrática contra el imperialismo yanqui”. Califican a Guzmán como un traidor y terrorista. Condenan al pensamiento Gonzalo. Su relación con el narcotráfico crece como sus ganancias. En sus pocos documentos que se les conoce hablan que su jefe es el “hermano mayor”. En realidad, son una banda armada de desalmados que parece gozar matando a policías y militares; no dudan en rematar a los heridos para apropiarse de sus armas. No son un proyecto político. Declaran estar de acuerdo con las inversiones extranjeras y califican de “chilenizadas” (como Antauro) a nuestras FFAA.

5.- Van a ser capturados vivos o muertos; es cuestión de tiempo y de cometer menos errores. Pero el narcotráfico va a continuar y también la violencia y la corrupción.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Carlos Tapia

Opinión

Columnista

Deje un comentario