Los europeos desean controlar su destino

La crisis económico-financiera internacional se desata el 2007. Hasta ese año, durante la década previa, el nivel de deuda pública de los principales países europeos se mantuvo básicamente constante y totalmente dentro de lo responsable y razonable. Como indicadores de responsabilidad fiscal, estos niveles de deuda indicarían que Irlanda con 24.9% de su PBI y España (39%) estarían entre los más responsables. Inglaterra tenía un ratio de 43.9% de su PBI que, para un país desarrollado es bastante bueno, mientras que Alemania, Francia y EEUU que tenían un ratio Deuda/PBI cerca del 65% (que tampoco es malo para países de sus dimensiones), se encontrarían entre los países fiscalmente irresponsables.

| 09 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
Los europeos desean controlar su destino 1316

Cuando la crisis se desata, los gobiernos hacen todos los esfuerzos para salvar al sector privado, en particular, a los bancos. Esto lleva al inevitable resultado de incrementar la deuda pública. En el caso de Irlanda el salvar a los bancos privados es tan costoso que la deuda pública pasa del 24.9% del PBI irlandés en 2007 al 94.5% en 2010.

Los conservadores frente a la crisis
Lo que caracteriza a los conservadores (neoliberales en nuestro país) es que, para toda enfermedad económica, tienen un solo remedio: reducir el tamaño del Gobierno. En la zona del Euro hay países que, con crisis o sin ella, tenían que procesar una rápida reducción del gasto fiscal, como es el caso de Grecia. Sin embargo, países como Inglaterra no tenían que hacerlo, pues su déficit era resultado y no causa de la crisis.

Pese a ello, George Osborne, conservador Primer Ministro inglés desde mayo 2010, siguiendo la regla neoliberal, decidió reducir el gasto fiscal. ¿Cuál fue su argumento? Este fue que reducir el Deficit Fiscal generaría confianza en el sector privado el que respondería aumentando la inversión en una medida mayor aún que la caída del gasto fiscal.

El Cuadro 2 muestra que el déficit inglés, que aumenta después de 2007, como resultado de la crisis y no causa de ella. El Cuadro 3 muestra que la política de Austeridad (innecesaria en Inglaterra en 2010) produce una segunda caída del PBI (luego de la que ocurre en 2008-09), mostrando lo equivocado del planteamiento neoliberal.

Francia habla por Europa
La victoria electoral de Hollande expresa el descontento ante políticas fracasadas de austeridad que no contemplan la necesidad de que el empleo se mantenga y los países crezcan. Europa necesita una mayor integración fiscal y, junto con ella, los ajustes en unos países deben compensarse con el mayor gasto de los países que, como Alemania e Inglaterra, pueden hacerlo. Como debería ser en Perú, el gasto debe orientarse a la infraestructura. Solo esperamos que Hollande no termine escribiéndose como… Ollan…


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...