Los enredos de Toledo

“El que nada debe nada teme”, es la frase que suelen usar los políticos cuando son acusados de alguna incorrección o falta, a veces por convicción sincera, pero muchas veces solo para impresionar, como en el “bluff” del juego de póker, y neutralizar o hacer dudar al denunciante.

| 18 mayo 2013 01:05 PM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
Los enredos de Toledo 1145

Pero más allá del uso que se le pueda dar a la frase, es ciertamente una verdad monumental, y en estos días cobra actualidad, cuando hemos visto que los partidarios del expresidente Toledo y quienes los han apoyado, se resisten tenazmente a que sea investigado por el tema de las costosas adquisiciones inmobiliarias de su suegra, una venerable anciana belga tocada por la fortuna, según ha explicado.No ha sido edificante el espectáculo de las maniobras parlamentarias que hemos visto en estos días para bloquear la investigación de un caso en el que, siendo legal, no basta decir que el expresidente no es el comprador, que el caso está en la Fiscalía y que, por último, no se puede investigar ni reclamar lo que una ciudadana extranjera hace con su dinero.En la ciudadanía ha calado la idea de que todos los exgobernantes, en vez de proclamar y jurar transparencia, deben dar explicaciones sobre cualquier evidencia de fortuna, propia o de familiares, después de haber ejercido sus responsabilidades oficiales.

Así que, señor Toledo, si no tiene nada que ocultar aclare el asunto, por su bien, de su familia y del país, y no eluda esa responsabilidad; fundamente usted de dónde proviene la fortuna de su suegra y zanje de una vez el problema para que nadie lo vuelva a cuestionar.

Esa es la única manera de salir del atolladero en el que se encuentra.Lo estamos esperando con nuestra buena fe y con la sincera esperanza de que sepa explicar lo que motiva las dudas de la ciudadanía y que utilizan como arma política quienes son sus adversarios, justamente porque las explicaciones que ha dado muchos no las consideran suficientes.Pero también hay que señalar que los grupos de oposición no pueden rasgarse las vestiduras, pues parecen tener poca autoridad moral para reclamar cuando la mayoría no deja que se le impongan decisiones.

Quienes hoy son oposición hicieron abuso de su mayoría cuando fueron gobierno y manejaron el Congreso de la república, cuando hacían y deshacían a su antojo normas y blindajes a su gusto.Pero independientemente de ello, el Congreso de la república sigue debiéndole al país un cambio de fondo, que lo ponga a la altura de la misión clave que le asigna la Constitución, de debatir, legislar y fiscalizar, y de la importancia decisiva que tiene para la democracia; lo que exige dejar atrás espectáculos tumultuosos como los que lamentablemente nos ofrecen con peligrosa frecuencia.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...

Deje un comentario

Espere...