Los Cómplices

Lo que viene sucediendo en la patria, con respecto al control del tránsito de parte de la Policía deja muchísimo que desear, a los resultados me remito, por décadas, por consiguiente la autoridad competente, Municipios y MTC no tienen la posibilidad así quisieran, de poner en valor el principio de autoridad, hoy muy venido a menos, porque no hay quien lo haga cumplir en forma idónea.

| 20 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 662 Lecturas
662
-.-

Escribo esto por la sencilla razón de que no es posible tampoco aceptar la cantidad de obstáculos de FORMA que viene recibiendo de parte de políticos y funcionarios de instancias competentes el poder facilitar la posibilidad de contar con tecnología de punta que apoye técnicamente la supervisión imparcial del tránsito, en primera instancia en Lima ciudad y en la red vial nacional. Cuando un político, como el viejo Lescano o funcionarios de alto nivel de organismos competentes estatales, no facilitan políticamente esta posibilidad y ponen su cuota de poder administrativo para obstaculizar esta necesidad imperiosa de la ciudadanía, terminan constituyéndose en LOS CÓMPLICES del atraso y la continuidad de esta orgía de sangre que día a día tiñe calles, avenidas y carreteras de la patria. Resulta incomprensible que donde existe éxito, no se imite, me refiero en donde se redujeron los incidentes viales considerablemente con el saldo de menos personas lesionadas y muertas por causa de los choques y atropellos en la vía pública. Que miopía tan grande existe en las instancias del poder o que intereses muy privados, pero muy visibles que están en juego, para que de una vez por todas no se favorezca a los de a pie, a los que son atropellados día a día que por cierto, son los más pobres de la patria y que solo representan un guarismo más en las estadísticas oficiales del conteo anual de muertos, lesionados y discapacitados para el resto de la vida. Autoridades y funcionarios no es un favor el que estamos solicitando, es una propuesta que ustedes están en la obligación de poner en práctica por ser de justicia, por una vialidad con mucho menos desgracias y familias rotas producto de la incapacidad de gobernar el tránsito y poder sancionar en forma MÁS JUSTA Y DRÁSTICA a los incorregibles. No se conviertan en LOS CÓMPLICES. Hasta mañana.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Federico Battifora

Rompemuelle

Deje un comentario

Espere...