Los bemoles de la revocatoria

1).- Los miembros de mesa que tuvieron la mala suerte de salir sorteados, buscan excusarse por motivos de salud y no pocos piensan pagar la multa. También se tienen dificultades para conseguir personeros. La ilusión no está presente en la gente. Es que, salvo los novatos, todos saben que el llenado de las actas con los resultados de la compleja votación va a ser un martirio, y con las impugnaciones se desbordará cualquier tiempo suplementario. Hasta ahora nadie se explica por qué los del Sí plantearon la revocatoria de todo el Concejo Municipal, de los oficialistas y también de la oposición; algo así como que mueran Sansón y los filisteos.

| 11 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 777 Lecturas
777

2).- Además, la ONPE y el JNE, hasta ahora, se niegan a responder no pocas dudas y algunas sospechas:

A).- Como se sabe, la fecha para las revocatorias se han programado para setiembre en el resto del país, sin embargo, solo en el caso de Lima Metropolitana (LM) se han adelantado para el 17 de marzo. ¿Por qué?

B).- En el resto del país, a los posibles revocadores se les exige que acompañen su pedido con el aval del 25% de firmas del total del padrón electoral; pero en el caso de LM solo se le exige 400 mil firmas, aproximadamente el 6.7% del padrón electoral. ¿Es justo esto?

C).- Si algún regidor de la mayoría (que fue elegido en bloque junto con la alcaldesa, con más de 1’730,000 votos) fuera revocado, por ejemplo, con una votación a favor del SÍ de 40 mil votos y de 35 mil votos por el NO ¿sería válido que su vacancia se consiguiera con solo el 2.3% de los votos que obtuvo cuando fue elegido? ¿Esto sería democrático?

D).- Salvo tres o cuatro nombres, la gran mayoría de los regidores no son conocidos, ni tampoco se sabe qué rol cumplieron en el Concejo Municipal, si lo hicieron bien, regular o mal. En estos casos, lo más probable es que los votos nulos o blancos superen los 2/3 del total de votos emitidos. ¿Acaso la ley no señala, que en las condiciones anteriores, se debería anular la votación? ¿Se volvería a votar en otra fecha?

3).- Según datos oficiales, la consulta del 17 de marzo en LM tendría un costo global cercano a los 100 millones de soles ($US 40 millones); de ser revocada la alcaldesa y /o más de 13 regidores, después de algunos meses, se tendría que llevar a cabo nuevas elecciones (otros $US 40 millones). Es decir, se gastarían $ US 80 millones si se revocara a Susana Villarán.

De otro lado y según las encuestas, el problema de la inseguridad ciudadana agobia a la población, particularmente en los conos. Es que los patrulleros de las comisarías son escasos y muchos están inoperativos en las aproximadamente 160 comisarías localizadas en LM. Con los US$ 80millones se podrían adquirir 3200 nuevos patrulleros, a gas y convenientemente acondicionados para su función (a $US 25 mil por unidad). Así, por ejemplo, para el distrito de San Juan de Lurigancho, que tiene 8 comisarías, le correspondería 200 nuevos patrulleros. Pareciera un sueño ¿no?


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Carlos Tapia

Opinión

Columnista

Deje un comentario

Espere...