Los apóstoles no se confesaron

En la reciente CADE 2009, se han preguntado “¿Qué hemos logrado en cincuenta años?” Hay que reconocer que tenemos importantes logros en cuanto a crecimiento económico, pero también que no lo hemos sabido distribuir con equidad, dejando pobres a los pobres y más ricos a los ricos.

| 26 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1459

En educación, la cobertura superó el 80% pero con una calidad deplorable que explica muchos de los dramas de nuestra juventud, incluidas la violencia y las pandillas en aumento.

En julio de 2002 el 3.2% del PBI se destinaba a mal cubrir los costos de la educación, entonces el Acuerdo Nacional comprometió a los principales actores políticos y empresariales a asignar el 6% del PBI a la educación, pero a fines del 2009 esa asignación estaba en 2.9% del PBI.

Como dice Nicolás Lynch, ahora está de moda hablar de mejorar la educación pero no de financiarla. En efecto, en CADE se volvió a decir esto, pero nadie dijo aquí está mi parte del financiamiento para comenzar mañana, ni el Estado ni los apóstoles.

Una verdadera reforma de la educación es cara y larga, se financia en serio hasta lograr una educación de calidad y un importante contingente de ciudadanos trabajadores, estudiantes, técnicos y profesionales, para hacer un país realmente democrático. Sino son gárgaras.

Los peruanos tenemos que aprender a desescolarizar la educación y a entenderla como parte de la vida cotidiana, del respeto de la diversidad que nos define y de las normas que nos identifican, para lo cual hay que sumar a la escuela los medios de comunicación, las instituciones públicas, los órganos de control social y la parte del Estado que tiene relación con la gente. Así, al hacer educación, estaremos fortaleciendo la democracia.

Ver a los “doce apóstoles”, en junio de 1986, sentados en Palacio ofreciendo a Alan García inversiones a cambio de privilegios y después incumplir su promesa, es bien feo, pero 23 años y medio después verlos ofrecer de nuevo a Alan García, una inversión de 13,900 millones de dólares y sólo invertir 5,000 millones, los hace aparecer como incorregibles y los pone en riesgo de ser excomulgados. Además, dejarían muy mal parado al presidente porque dijo una vez que “en política no hay que ser ingenuos”.

Loading...



...

Carlos Urrutia

Opinión

Columnista

Deje un comentario