Los 5 porqués

La restricción vehicular que sugerí en columnas pasadas para que forme parte de las medidas de emergencia que se deberían adoptar cuando se instale la nueva administración en la ciudad de Lima, sea cual fuere el escogido (da), en la justa electoral, responde a los siguientes porqués: 1) Todos los entendidos en la materia aceptamos que existe sobre oferta de los servicios públicos urbanos en Lima, más de 200,000 taxis ruletean por toda la ciudad en busca de pasajeros, si trabajan un día si y otro no, incluso debidamente organizados con ayuda de la autoridad, ganarían más dinero con menos trabajo, con menos consumo de combustible que todos los días lo queman sin misericordia a nuestra atmósfera buscando pasajeros, esto quiere decir que gastarán menos dinero en combustible y todos sabemos que es el insumo principal en su estructura de costos.

Por Diario La Primera | 19 jul 2010 |    

Asimismo los componentes del vehículo durarían más sin necesidad de invertir dinero para tenerlos más o menos operativos. 2) Lo mismo sucedería con las combis, micros y ómnibus que siendo demasiados aplicamos el mismo razonamiento y de paso se permitiría que El COSAC se desarrolle con éxito. 3) Los tiempos de traslado de los ciudadanos a sus respectivos destinos se vería considerablemente disminuido, esto de por sí forma parte del respeto a la persona, la vida de muchísimos ciudadanos y sus respectivos operadores del servicio urbano cambiaría para bien, más tiempo con la familia, desarrollar otro tipo de actividades que lo acerquen más a su condición de ser humano. 4) Devolveríamos en parte, la ciudad a sus habitantes y paulatinamente quitaríamos poder a la dictadura del vehículo automotor, poco a poco se reduciría la grave contaminación que día a día se acumula en Lima con sus consecuencias en la salud de la población y en especial a los sectores más vulnerables. 5) Esta medida quitará de momento los delirios de las megas inversiones, con dinero que no se cuenta, o lo peor que es continuar el endeudamiento de todos ciudadanos. Este pequeño y simple paso acompañados de otras sencillas medidas nos trasladaría al sistema ganar ganar y no perder perder como lo es hoy. Hasta mañana.
Referencia
Los 5 porqués

    Federico Battifora