Los 100 días de Ollanta Humala

Al cumplirse los cien días del gobierno del Presidente Ollanta Humala es necesario reconocer que nuestro país está viviendo un nuevo contexto político, en el que los trabajadores y trabajadoras empezamos a ser escuchados. Esto se puede comprobar en la política de diálogo directo impuesto por el actual régimen, que se diferencia del cierra-puertas que imperó en el gobierno anterior.

| 04 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.6k Lecturas
1652

Existe también una voluntad de promover la concertación en vez de la represión y criminalización de la protesta impuesta por el nefasto gobierno aprista, que le costó la vida a 191 peruanos. A esto se suman, las señales gubernamentales que demuestran que la política del perro del hortelano es sólo un mal recuerdo para el país.

Por estas razones, consideramos que lo positivo en estos más de tres meses de gestión se expresa en el nuevo estilo de gobernar y en las decisiones que favorecen a las mayorías como la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, Ley de la Consulta Previa, el incremento de le Remuneración Mínima Vital, etc.

Sin embargo, es necesario referir los aspectos negativos que empañan la gestión, como los signos de corrupción que desbaratan los intentos del gobierno de enfrentarla con firmeza. En ese sentido, consideramos que el segundo vicepresidente, Omar Chehade, debe renunciar con el fin de evitar que la situación siga siendo aprovechada por las fuerzas políticas que se oponen al cambio para desprestigiar y hacer fracasar la administración del Presidente Humala.

Asimismo, queda pendiente la recuperación de las empresas estratégicas. Hasta el momento no se ha hecho nada para anular los contratos fraudulentos y recuperar los Puertos de Paita, Callao, además de los lotes petroleros y otras propiedades del Estado entregadas a los privados de manera corrupta.

Tampoco se dice nada sobre la recuperación de los derechos laborales, la promulgación de una Ley General de Trabajo con inclusión social, la eliminación de los regímenes laborales especiales y el incremento de las remuneraciones y pensiones. Otro tema importante dejado de lado en estos cien días ha sido la reforma constitucional para lograr una verdadera transformación del Estado.

Por estas razones, consideramos fundamental que el gobierno de Ollanta Humala debe ser consecuente con su política de cambios a favor de las mayorías y en cumplimiento de sus ofrecimientos electorales.

El 30 de noviembre realizaremos una marcha para demandar la nulidad de la concesión del Puerto del Callao, que como han demostrado los trabajadores es uno de los faenones dejados por el gobierno de García, que debe corregirse para defender los intereses del país.

Saludamos a los trabajadores y trabajadoras municipales que conmemoran mañana su día y los instamos a seguir en su lucha por la defensa de sus derechos y por un Perú más justo y solidario.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista