Loco por Marina

La primera vez que Fidel, el profesor de Geometría, vio en clase a Marina dejó de pensar en los ángulos, los segmentos, los puntos y empezó a alucinar con las medidas de su alumna. Jamás le había ocurrido algo así. “Qué pasa conmigo, carajo”, dijo y no podía dejar de pensar en ella y experimentó a sus 25 años de edad eso que algunos llaman amor a primera vista.

Por Diario La Primera | 28 jun 2011 |    

Marina, esbelta y morena, de 15 años de edad, mantenía una relación secreta con Héctor, el profesor de computación, que una tarde la convenció con engaños para que fuera su enamorada. Marina llegó a enamorarse de Héctor porque jamás un hombre la había tratado con tanto amor como el profesor que sabía de versos como de las funciones más difíciles de las computadoras.

Nadie sabía de ese amor secreto y prohibido entre Héctor y Marina, salvo las tardes oscuras del parque Piscis de Huarmey.

Un viernes el profesor de Geometría, enamoradísimo de Marina, decidió declararse sin darse cuenta que ese día justo cumplía su segundo aniversario de bodas con la mujer de su casa. Es que estaba loco. Aquel día, esperó a Marina fuera del colegio y la persiguió para declararle su amor como los poetas del siglo pasado. La persiguió sigilosamente y se quedó helado cuando ella llegó al parque Piscis para ver al profesor de computación.

Fidel entonces se volvió loco. Lloró toda la tarde y toda la noche de aquel día y su esposa no le creyó cuando le dijo que lloraba por la felicidad de cumplir dos años de casados, porque su llanto era de alguien a quien le habían partido el corazón.

No entendía por qué se había enamorado de ese modo, y no entendía tampoco porque hacía tantas locuras que finalmente lo dejaron en la ruina. Fundó el pasquín “El profesor ñoco de las teclas” y empezó una campaña de desprestigio secreto contra su rival con la complicidad de un alumno a cambio de buenas notas.

Toda su ira, sus celos, su rabia, su impotencia, los puso en el pasquín con historias inventadas contra el profesor de computación. No contento con eso, se atrevió a declararse en plena clase a Marina y como ella lo rechazó en público se vengó en una edición extraordinaria del pasquín narrando los encuentros amorosos de ella y su rival en el parque Piscis.

Fue el despelote. El alumno cómplice no pudo guardar más el secreto y denunció a Fidel. El caso llegó a la dirección del colegio, luego a la unidad de gestión educativa local, después a la Departamental Regional y finalmente al Ministerio de Educación. Fidel casi va preso por pedófilo. El profesor de computación desapareció del colegio y Marina fue tras él buscándolo para darle la noticia de su reciente embarazo, pero, dicen, que nunca más volvieron a verse.
Referencia
Loco por Marina

    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com