Lima decidió por el cambio y rechazó el continuismo

Es grato iniciar la columna de esta semana aunándonos a las congratulaciones por el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa. La discrepancia política no puede ser óbice de reconocer el éxito de un extraordinario literato que llena de orgullo a nuestro país.

Por Diario La Primera | 08 oct 2010 |    

Sin embargo, esta celebración no nos puede impedir estar alerta a lo que pueda ocurrir con los resultados electorales, principalmente en Lima, donde sucesos extraños intentarían promover el desconocimiento del triunfo de la propuesta de cambio encarnada por Susana Villarán. La derecha política y económica en alianza con el gobierno aprista pretenderían evitar que se consume la voluntad popular a través de mecanismos no necesariamente legales, tal como lo intentaron durante la campaña.

Es necesario mantenernos también vigilantes a la actuación de los Jurados Electorales Especiales respecto a las actas impugnadas, cuya cantidad (más de 8 mil sólo en la capital) ha superado largamente a lo ocurrido en elecciones pasadas. Cabe mencionar, que sus presidentes fueron elegidos por la Corte Superior de Justicia de Lima, presidida por el magistrado César Vega Vega de reconocida vinculación aprista.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, no sería extraño la intención de manipular las cifras para favorecer a Lourdes Flores, figura del continuismo municipal, no sólo por pertenecer a la misma alianza del alcalde saliente, Luis Castañeda, sino por su pensamiento privatizador ajeno a los postulados de inclusión que reclama toda democracia moderna.

Sólo la movilización social puede hacer respetar la decisión del pueblo, que como en el 2006 ha votado nuevamente por el cambio. Lamentablemente, en esa ocasión las esperanzas del país fueron dejadas de lado por el presidente García quien aplicando su conversión al neoliberalismo ha profundizado en el Perú, la desigualdad, corrupción y pobreza, entre otros males sociales. García acaba de recibir como respuesta a su política entreguista, el mayor fracaso electoral del aprismo en los últimos años.

Ahora, Susana Villarán tendrá la oportunidad de atender las embalsamadas demandas de la ciudad y demostrar que existen alternativas políticas y económicas al fundamentalismo neoliberal propugnado por el Fujimorismo, el APRA, el PPC-Unidad Nacional y Solidaridad Nacional.

Aprovechamos estas líneas para demandar al gobierno aprista la solución de la problemática de los empleados civiles de las fuerzas armadas, quienes llevan más de 59 días de huelga exigiendo que se homologuen sus salarios conforme lo establecen diversas sentencias judiciales y un decreto legislativo promulgado por el propio García.

Concluyo felicitando a Radio Programas del Perú (RPP) por cumplir 47 años de creación.


    Mario Huamán Rivera

    Mario Huamán Rivera

    Opinión

    Columnista