Las viudas de la Hoja de Ruta

Cuando los dueños del diario El Comercio decidieron contratar a Bayly para que hiciera de sicario mediático en la televisión contra la candidatura de Ollanta Humala, estaba a pocos días de dar a conocer la llamada Hoja de Ruta y del juramento de San Marcos con la presencia de Vargas Llosa. Pero ni una ni otra circunstancia los arredraron para seguir en la campaña de desprestigio que habían iniciado.

| 29 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 991 Lecturas
991

Para ellos solo había una ruta y esa era la que expresaba la candidatura de Keiko Fujimori con su promesa de regreso a los años 90, y un solo juramento que era mantener invariable el programa neoliberal que ya lleva más de 20 años. Pero perdieron y entonces voltearon la cabeza y empezaron a repetir que ese Humala, al que de buena gana le hubieran colocado una bomba, era en realidad alguien que ya se había casado con ellos en la famosa hojita que ofrecía el respeto a los contratos, como dice Alfredo Bullard, el sábado en el diario decano, en la que le recomienda al Presidente olvidar a su vieja amante, la gran transformación.

Pero el editorial del domingo va aún más lejos. A la fórmula presidencial de buscar un mayor equilibrio entre el Estado y el mercado y su remembranza a épocas en que hubo excesos de un lado y del otro, El Comercio contesta haciendo comparaciones de cifras, como si el desastre de los 80 fuera responsabilidad de las reformas de Velasco y como si el fujimorismo fuera la vía asegurada al crecimiento. En realidad vuelve sobre una supuesta oposición entre el Alan García del primer gobierno y los gobiernos que lo siguieron, y como si los votos que recibió Humala hubieran sido para repetir a Fujimori, Toledo y García II, cuando fue todo lo contrario.

La falta de respeto al electorado que representó el olvido del programa histórico del nacionalismo, sin consulta con los votantes, el partido o los equipo técnicos, y el continuismo económico a cargo de personal de confianza de los grupos de poder y los grandes medios fue saludado por la derecha como un giro propio de la democracia, cuando ellos sabían muy bien que tras de eso estaba la presión mediática y la amenaza del boicot económico. Así se inventaron un nuevo Humala y lo explicaron con la Hoja de Ruta, como si se hubiese tratado de la epifanía del candidato que se acercaba a la presidencia.

El problema es que ellos mismos asumieron que con controlar al Presidente lo controlaban todo. Y ahora están empezando a preocuparse porque en algunos puntos sensibles su creación se le está empezando a escapar de las manos. Por eso Bullard le recuerda lo de las esposas y El Comercio grita contra los equilibrios. Cuando la regla debía ser todo hacia un solo lado.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista