Las encuestas a dos semanas

Lo que queda claro a estas alturas es que ninguna de las encuestadoras puede decir con algún grado de certeza lo que pasará el próximo 17 de marzo. Cuando la compañía que había anunciado un empate técnico y una tendencia cada vez más definida, ahora amplia moderadamente las distancias a favor del Sí, lo que está haciendo es retroceder sobre sus palabras y ponerse un poco más a tono con sus competidoras.

| 05 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 661 Lecturas
661

Curiosamente las otras siguen aumentándole pequeñas fracciones al NO y reduciéndolas al Sí, de modo que ya todas parecen estar diciendo que entramos a la curva decisiva con un margen entre seis y ocho puntos con la revocatoria adelante y la pregunta que sigue es si esta brecha podrá revertirse.

Pero un análisis más fino sobre lo que estamos hablando hace saltar otras contradicciones. Por ejemplo, GFK que trabaja con el diario La República, descubre que el NO ha dejado de ser imbatible en el segmento A-B (el apoyo habría bajado a 51%) mientras ha crecido en el C y el E (38 y 36%). El Sí seguiría fuerte en D (52%) pero por debajo de mediciones anteriores, mientras que en C y E habría descendido por debajo de la línea del 50%. Asimismo que el grupo de edad menos revocador sería el de los jóvenes de 18 a 24 años (46%) y el de mayor adhesión al Sí el de los adultos jóvenes de 25 a 39 años (51%).

Esos mismos ítems registran cifras bastante diferentes de lo que señala CPI, que sigue dando a los sectores D y E un porcentaje de 59.6% y al C 51.2%, lo que significa decir que los segmentos bajos y muy bajos se mantendrían firmes en la revocatoria mientras en el medio bajo (C) habría sufrido un cierto descenso.

Para la agencia de Saavedra, el NO estaría apoyado en A-B (58.1%) y en menor grado en C (43.4%). Obviamente tener claro lo que pasa por niveles socio económicos es clave para anticipar el resultado pero las contradicciones en los datos no lo permiten. CPI ve a su turno a los jóvenes de 18 a 24 años como prorrevocadores (54.7%) y como bastión del NO a los mayores de 40 años (44.8%). Es claro que el asunto se haría más enredado si metemos a Datum e Ipsos Apoyo.

Volvemos entonces al punto de inicio. Lo que saben las encuestadoras es que el NO se ha aproximado al Sí, pero les falta claridad para estimar la tendencia. Es lo mismo que ha pasado en todas las elecciones estrechas, cuando se dice que no se sabe quién va a ganar. De dónde viene la nueva fuerza del NO, si de sectores populares que cambian su voto, de los jóvenes o los mayores, no se sabe. Es decir domina la confusión a pocos días de la votación.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista