Las decepciones

Lo de Cristiano Ronaldo para mí era previsible. Lo dije en la radio cuando terminó el partido por la final de la Liga de Campeones entre Manches-ter United y Barcelona. Sabía que el portugués intentaba pasar inadvertido en los cotejos de jerarquía. Sólo intenta una jugada y luego quiere vivir de sus ahorros.

Por Diario La Primera | 16 jul 2010 |    

Lo hizo ante Costa de Marfil. Eludió a uno y remató desde 25 metros. Su disparó se estrelló en el poste. Los aficionados se entusiasmaron. Pensaron que venían goles de Ronaldo. Pero no era asÑ

El delantero no apareció en el resto del partido. Teniendo tantas cualidades técnicas, es una vergüenza que no se sienta capaz de ponerse el equipo al hombro. A Ronaldo le falta temperamento.

Cristiano sólo jugó aceptable en la Euro del 2004. Porque en los mundiales 2006 y 2010, no pasó nada, como en la Euro de 2008.

Fernando Torres estaba golpeado, pero ya en la Euro 2008, lo vi nervioso. No me dejé engañar con el gol que le hizo a Alemania en la final de aquel torneo. Es muy difícil que un jugador que se presente temeroso en un torneo de jerarquía internacional, juegue suelto el siguiente.

Son escasos esos ejemplos. Por más extraordinario jugador que sea. Torres, resultó más jugador que Villa, pero en los torneos de jerarquía el ex jugador del Valencia tiene más aplomo. Y eso que Villa también lució nervioso en muchos pasajes del Mundial.

Aunque no empezó como titular, Henry era otra decepción cantada. No se explica cómo un jugador que en su momento era considerado el mejor del mundo, sólo muestre su estado físico en los mundiales. De fútbol, nada. Ya en el 2006, no tengo duda que jugaba su “hermano”. Y estaba seguro que otra vez, el “impostor” tendría su camiseta.

Pero hablando de impostores, la gran decepción para mí fue el inglés Rooney. A los 18 años, jugó una Euro y lo hizo bien. Con la selección no pasa inadvertido. Pero en el Mundial su actuación dejó la sospecha que “su hermano” se enfundó su camiseta. No podía ser el Rooney del Manchester. Ni hablar.

Referencia
Las decepciones

    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com