Las chicas se ponen de moda

Era previsible la derrota. La selección de Brasil es otro lote; sin embargo, la cuestión sigue siendo que las chicas del equipo peruano de vóley se ponen de moda porque ahora están pensando ya en el mundial del año que viene, en República Checa.

| 23 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 502 Lecturas
502

El equipo cayó con parciales 15-25, 16-25, 25-23 y 14-25, y hubo momentos en que se notaba que las bravas de esta selección están para grandes cosas, que las ganas y la furia del triunfo corre por sus venas.

No podemos arriesgar en decir que muchas de ellas serán súper estrellas; pero de que hay madera, hay madera, y se nota de lejos.

En el éxito del deporte nacional tiene mucho que ver la entrenadora gritona Natalia Málaga, gritona, con cariño, por su carácter de Ejército, sus modales agrestes y su boquita de caramelo.

Lo bueno de Málaga es que pone todo en la cancha, sobre todo, el hígado. A veces, en momentos de alta tensión, abre la boca y lo que sale es gasolina y eso enciende el ánimo de las chicas y sacan las fuerzas de donde no hay y los puntos vienen hasta el triunfo final.

A veces, está callada, no dice nada, pese a que hay errores evidentes y la tribuna pregunta: ¿qué le pasa a la tía que no grita, qué le pasa a mala-mala? Sin embargo, casi siempre está arrebatada y está ahí con el cuello trabajando a mil por hora.

Lo malo de Málaga es que muchas veces ya grita por las puras e imagino que ensucia de estrés a las chicas que deben estar concentradas para hacer buenos partidos. En fin, es cuestión de estilo, de manera de llevar las cosas.

Me gusta Málaga porque le pone garra y corazón, adrenalina maldita, pasión y valentía; y estoy seguro que si se pone la casaca de director de la selección de fútbol hace que los que ya sabemos jueguen como hombres.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com