Las bolsas y el alza de los alimentos

Uno de los mecanismos que afecta el precio de los alimentos es el de las operaciones a futuro o commodities, ya que la oferta exportable, materias primas, es accionada a través de un solo canal de comercialización: las bolsas de mercaderías.

Por Diario La Primera | 06 ago 2008 |    

Los exportadores no negocian los precios, pues son establecidos por la especulación de los agentes en las Bolsas de Chicago, Londres o New York, mediante contratos padronizados sobre los que el productor no tiene control ni puede articular su contratación, pues sólo interviene una sola vez, con la disponibilidad de la oferta o la entrega de la mercadería, siendo que las demás operaciones son ejecutadas a través de contratos por un agente que especula. El agente de bolsa repite, a través de los mecanismos futuros, cientos de veces sin que tenga participación el productor, el que sólo aparece para la entrega física. Si a ello se añade la única presencia del dólar, como unidad de cambio, concluiremos que las bolsas se convierten en el centro de decisión del comercio mundial de alimentos.

Lo curioso es que mientras las monedas de casi todos los países tienen un respaldo en otras divisas o en el oro; la hegemonía del dólar se sostiene sobre si misma, lo cual tal vez explique por qué los Estados Unidos interviene en los países productores de materias primas como es en el caso del petróleo. Así, la primera medida que adoptó cuando invadió Irak fue convertir los euros, que eran las reservas de dicho país, para pasarlas al dólar. De igual manera en el 2001 cuando Venezuela amenazó con cambiar su patrón de ventas de petrodólares a petroeuros se desencadenó un movimiento tendente a derrocar a Hugo Chávez. La agitación bélica desatada en marzo del 2006 para invadir Irán tal vez tenga su explicación en el proyecto de este país de crear una bolsa internacional de petróleo negociada en euros.

El respaldo del dólar en sí mismo ha movido la política internacional para conseguir un mayor control de los commodities y alentar bolsas adicionales de divisas que consagren la estadounidense como el único medio de pago ya que controlan los commodities y a través de las bolsas financieras lo enseñorean.

Si los Estados Unidos tuvieran que usar euros u otra divisa para pagar sus importaciones, entonces tendrían que aumentar sus tributos internos, reducir el consumo y someterse a un proceso inflacionario. Ello explica el incremento del precio de los alimentos, en tanto que por el lado de la acción política los países industrializados intervienen los centros de producción del gas, minerales y petróleo.


    Aníbal Sierralta Ríos

    Aníbal Sierralta Ríos

    Opinión

    Columnista