Larga vida a Mike Patton

Mike Patton, el irreverente en el canto con sus falsetes y voz gutural rompedores, con sus hálitos trip hop y scats, sus berridos raspantes, sí, él mismo, que con Tomahawk, su otro grupo, sacaron el “Anonymus” -un disco con cantos apaches en la experimentación-, acaba de partir de Lima, con la mítica banda Faith No More; y me sorprendió la poca acogida que tuvieron.

| 29 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 626 Lecturas
626

¿Es que no saben quién es este patita? Yo los parcho en uán: Es el heredero del cetro de los frontman; el artista de la voz por excelencia en laboratorio, con más alaridos registrados que Freddie Mercury y más achorado que el señorito Robbie Williams. What the fuck? martes 27. 8:30 p.m. Estoy en la puerta del Jockey Club. Minutos antes, estuve en la esquina de mi cuarto, más misio que portada chicha y de pronto, Luciana, vía Messenger, me sacó volando; sin ticket ni credencial, llegué con mi cámara, la gorra camuflada pá atrás y mis tabas leñadoras cayendo en la zona Epic, so Wow! Es la preferencial para escuchar a la leyenda viviente, uno de los primeros grupos de rock alternativo: FNM. Ta ke este Mike es la cagadita. Sale de rojo, con pinta del Padrino versión el traje de La Máscara, con el báculo de Fantômas. Cuando Faith No More tocó la melodía de Giorgio Moroder, el del tema de Tony Montana (“Caracortada”; de Brian de Palma; 1983), la imaginación sangró; y en primera fila, grité un pedido, el “We care a lot”. Y se me concedió, como uno de los añadidos fuera de los rigores del setlist. Lo jiuston. ¿Puede alguien en la capital, joven y con algo de billete, ser indiferente a un Patton que lidera dos bandas a la vez, 5 producciones como solista, raras como psicológicas punche (Adults Themes For Voice)? No. Que acaba de componer el soundtrack de una película, solito. No. Sí, Mike, el heredero del gran agujero que dejará el Ozzy Osbourne. El cuervo mayor. Mike, colaborador de Sepultura, Dillinger Escape Plan, John Zorn, The Melvins, Isis, Lovage y Bjork. Y llegó la canción “Stripsearch”, otro añadido que sorprendió a sus seguidores, agolpados sobre el gras mojado de Red Bull más chela de contrabando. Sus cuerdas vocales tronaban como caballos ganadores en el Hipódromo. Terminada la presentación, con la gente tremenda fuimos al lobby del hotel Sheraton, para esperarlo. En una distracción, Mike Patton llegó (2 a.m.), burlando a sus ralos fanáticos (arribó seguramente, entonando “Rastrero es un bandido” de Cool McCool, en el estacionamiento fumigado contra stalkers). Lo perdimos, pero andábamos curados, porque fue una gran noche. Entre canción y canción, un par de codazos en la cabeza no hace daño. Una pena por la poca asistencia. No me importa. En los pocos, se sabe mucho. PD.- Hace unos meses, junto a mis malapalabreros, hicimos una campaña en Facebook para traer a Faith No More. Misión cumplida.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Luis Torres Montero

Malas palabras

www.malaspalabras.pe