La verdad incómoda

Una informe evacuado tiempo atrás por el Ministerio de Salud, comunica que alrededor de 117,000 personas quedaron con algún tipo de incapacidad de por vida producidos por los accidentes de tránsito y esto solo en los últimos cuatro años.

Por Diario La Primera | 19 ago 2010 |    

Esto puede representar en costos económicos directos, indirectos y asociados sobre todo en el entorno familiar y amical de las personas afectadas en casi el 0.17% del Producto Bruto Interno. La mayoría de los accidentes de tránsito se producen en las zonas urbanas y específicamente con gran participación del transporte público urbano de nuestra Lima Metropolitana. Ya resulta redundante escribir sobre lo mal que funciona esta actividad. Pero debemos enfatizar que una de sus causas reside en la crónica falta de empleo formal o productivo en nuestra ciudad capital, es el refugio directo de extensas capas sociales desempleadas que encuentra su solución para obtener ingresos económicos y sobre vivir. Es evidente que el 85% de estos ciudadanos carecen de aptitud y formación para el ejercicio de este trabajo. Esto sumado a la no existencia de una razonable política de estado en lo referente a la prevención en seguridad vial se ha convertido en un nadie sabe para quien trabaja, caos total. Estos choferes de taxis, combis, micros, ómnibus, moto taxis sustentan sus ingresos en la medida que se mantengan más tiempo al timón por día. Nos lleva a deducir que la mayor cantidad de kilómetros recorridos y el mayor consumo de combustible hacen posible su cometido que por otro lado también generan externalidades negativas a la ciudad. Pero lo más grave y delicado de este tema, es el factor humano, el comportamiento de estos individuos con el devenir del tiempo se ha vuelto perverso, con códigos de conducta carentes de valores y conciencias dormidas e ignorantes sobre el valor de la vida del ser humano. Hasta mañana.

    Federico Battifora