La urgencia de una Planificación Energética Nacional

Actualmente se viene discutiendo acerca de la existencia de una crisis energética. La toma de decisiones en el sector energético para superar esta crisis y cualquier otro problema es la Planificación Energética Nacional Concertada, de lo contrario se podrían cometer graves errores.

| 20 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1322

En ese sentido, las acciones que se pretende impulsar para satisfacer la demanda energética son, entre otras, la aprobación del Acuerdo Energético Perú Brasil (actualmente en la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso para su aprobación), así como la aprobación y promoción de proyectos de megacentrales hidroeléctricas en la Amazonía peruana, proyectos que generarían altos costos sociales, ambientales y económicos más que beneficios al país, según análisis realizados por especialistas en la materia. El país requiere contar con una planificación energética que apoye la gobernanza energética. Contamos con una política energética nacional sin embargo ésta carece de indicadores de resultado claros. Tampoco se conoce cómo se está monitoreando tal política en el Ministerio de Energía y Minas, ni cómo los Planes de Referencias de Energía son actualizados en el marco de esta política.

A la fecha, el país ha invertido 230 millones de dólares en el Programa “Nueva Matriz Energética Sostenible”– NUMES financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo - BID, que tenía como objetivo apoyar el desarrollo de una matriz energética que se articule con los objetivos de desarrollo del Perú. Lo lamentable es que después de 3 años de iniciado este Programa aún no tenemos información pública sobre los resultados y seguimos decidiendo nuestro futuro sin tener información adecuada y una visión energética a largo plazo.

Por otro lado, recientemente, el 17 de febrero, se creó la Comisión Multisectorial para la Facilitación de Inversiones Energéticas (Resolución Suprema N° 042-2012-PCM). Esta comisión tiene como objetivo establecer mecanismos para facilitar el otorgamiento de concesiones, licencias y autorizaciones, incluyendo la evaluación de instrumentos de gestión ambiental como los Estudios de Impacto Ambiental – EIA, y de proyectos energéticos, por lo que los proyectos para mega centrales hidroeléctricas, también podrían ser evaluados y facilitados en el marco de esta comisión.

En ese sentido, esta comisión debería generar recomendaciones que ayuden a fortalecer el Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental – SEIA, sobre todo el Estudio de Impacto Ambiental – EIA, por ejemplo creando mecanismos para mejorar la coordinación intersectorial y fortaleciendo la línea de base social, y que de ninguna manera signifique el debilitamiento de la normativa ambiental. Por ello, el proceso de construcción de las propuestas generadas por esta comisión debe realizarse en un marco de transparencia y la participación ciudadana, que permita incorporar mejoras al marco regulatorio y con ello fortalecer la gobernabilidad energética del país.

Frente a lo expuesto y a la necesidad de priorizar el uso de las energías renovables, es necesario que la promoción de proyectos energéticos se realice bajo una planificación energética integral, que considere los impactos ambientales, prevenga conflictos sociales, y, sobre todo, apoye la toma de decisiones para el bienestar social, ambiental y económico de nuestro país. De lo contrario podríamos estar guiándonos por intereses foráneos o particulares, y no por intereses nacionales.

www.dar.org.pe


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Vanessa Cueto La Rosa

Amazonía y buen gobierno