La trampa del ingreso medio

El gobierno acaba de declarar que se debe mantener el rumbo económico ya trazado. La única amenaza viene de afuera con la crisis económica internacional y sólo falta el ingrediente de la inclusión social.

| 03 agosto 2012 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores |  1.1k 
1185  

No hay debilidades, ni amenazas internas y sólo se destacan nuestras fortalezas. Lejos parecen estar los tiempos en que durante la campaña electoral se señalaba que el modelo económico debía ser ajustado. Es bueno ser optimista, pero no hay que ser iluso para pensar que simplemente pisando el acelerador nos convertiremos en una economía con mayor bienestar. En la literatura económica hay numerosas circunstancias en que las economías dejan de crecer al ritmo deseado y se estancan por un fenómeno denominado como la “trampa del ingreso medio”.

La maldición de los recursos naturales es uno de los acontecimientos más identificados para explicar esta pérdida del ritmo de crecimiento económico. El éxito asociado a una entrada masiva de divisas aprecia la moneda nacional, que debilita a las otras exportaciones no tradicionales menos competitivas, y afecta a todos los sectores productivos nacionales. Sachs y Warner, en 1995 y 1999, demostraron que las economías con abundantes recursos naturales tienden relativamente a crecer menos que las mejor dotadas, con explicaciones diversas que incluyen reducidos encadenamientos, deterioro en los términos de intercambio, mayor ineficiencia, menores incentivos y rentismo, entre otras. Posteriormente, presentaron un estudio que trata de demostrar que los booms de recursos naturales generarían una declinación del producto per cápita.

A la enfermedad holandesa comprendida en la maldición anterior hay que agregar los impactos generados por mayores niveles de desigualdad, elevada heterogeneidad estructural, reducida generación de empleos de calidad y formación de burbujas que pueden atentar contra el crecimiento económico. La mayor desigualdad en la distribución funcional del ingreso es resultado tanto de las inversiones intensivas en capital como de los mayores márgenes de ganancia que elevan precios, reducen el poder de compra y la demanda interna de los asalariados. Con mayor desigualdad, los incentivos privados a invertir son menores, a excepción de la orientada a los recursos naturales.

El Perú se encuentra ad-portas de la trampa del ingreso medio. La crisis económica internacional podría ser el detonante que frenaría el dinamismo económico agravando los problemas latentes. No hemos hecho referencia a otros elementos negativos como el agotamiento de los recursos naturales, menor multiplicador del gasto, menor relación producto-capital y el cambio climático. Con un menor crecimiento los conflictos sociales se avivarían. El modelo económico debe ser ajustado y la inclusión social debe dejar de ser un simple ingrediente adicional.

Loading...


En este artículo: | | | | |


...
Germán Alarco Tosoni

Germán Alarco Tosoni

Opinión

Profesor Universidad del Pacífico