La tecno-burocracia en el poder

El 13 de enero de 2012 el Ministerio de Energía y Minas designó a Luis Enrique Ortigas Cúneo, como viceministro de Energía. Una semana después nombra al ingeniero Gustavo Luyo Velit como viceministro de Minas, pero a los tres días éste renuncia y el cargo queda vacante y Ortigas ejerce actualmente dos viceministerios, en circunstancias en que en ambos frentes se están por decidir cosas cruciales: negociación del Lote 88 con Camisea y presentación del llamado “peritaje internacional” sobre el caso del proyecto Conga.

| 02 febrero 2012 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 5.3k Lecturas
5330

¿Pero quién es este señor Ortigas que ha acumulado tanto poder en un momento importante para el gobierno? Empecemos por decir que viene de la plana mayor de ProInversión, donde era segundo del Director de Asuntos Sociales, Jorge Merino Tafur, actual ministro de Energía y Minas.

Pero desde septiembre de 2006 hasta el presente Ortigas Cúneo ocupa también una silla en el directorio de Perupetro, junto a un viejo compañero de aventuras, José Abramowitz Delmar, que también ha circulado por ProInversión.

Hay que recordar que en ese directorio de la empresa que dirige las concesiones de hidrocarburos estuvieron sentados los señores Saba y Químper, actores de los Petroaudios, sin que se sepa si alguna vez hubo diferencias entre ellos.

En septiembre de 2006, El Peruano informó de la renuncia de Ortigas Cúneo a los siguientes cargos: presidente de Electrocentro S.A., Hidrandina S.A., Electronorte S.A., Electronoroeste S.A., lo que significa que fue una especie de zar de las eléctricas del Estado, aunque diez años antes hacia contratos de estabilidad jurídica representando a grupos eléctricos privados.

Don Luis Enrique Ortigas Cúneo parece una perfecta imagen del tecno-burócrata que hoy nos gobierna bajo la batuta del superministro Castilla. Pero hay una historia más complicada en su currículum. Y es que este señor reemplaza en noviembre de 1999, al presidente del Comité Especial del Proyecto Camisea (CECAM) y se convierte así en el conductor del proceso final hacia el contrato de concesión del Lote 88, descubierto por la Shell.

Esa tarea que la cumple del brazo de Abramowitz Delmar, pasa por tres hitos básicos: (a) el 16 de febrero del 2000 (gobierno de Fujimori) se abren los sobres y Ortigas anuncia que Pluspetrol ha ganado la concesión, con lo que empieza a organizarse el consorcio donde entran Hunt y otras empresas no ganadoras; (b) 9 de diciembre del 2000 (gobierno Paniagua) se firma el contrato, con todos los problemas de precios y abastecimiento que conocemos; (c) 7 de septiembre de 2001 (gobierno de Toledo), se forma una Comité de Seguimiento del Proyecto presidido por Ortigas Cúneo.

Algo más: una resolución publicada en El Peruano del 1 de mayo de 2004, indica que Ortigas viaja a México en la fase inicial de negociación de Hunt para vender gas en ese país. Es decir va como aval del Estado.

En agosto de ese año se disuelve el Comité y Ortigas se mueve hacia otros cargos. La pregunta es ¿cómo alguien que tanto tiene que ver con la tragedia del gas peruano está ahora al frente del viceministerio de Energía? Muy simple, se quedó ahí y nadie lo pudo sacar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista