La suerte de campeón

Desde hace algunas semanas, escucho el comentario de “la suerte del campeón”. Una frase ridícula. Que se repite sin un profundo análisis porque a alguien sin el menor criterio se le ocurrió.

| 24 mayo 2008 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 527 Lecturas
527

Lo más gracioso es que se utiliza esta frase tanto para Universitario y Sporting Cristal. Algo ilógico si se tiene en cuenta que sólo uno de los dos será el que se lleve el título.

En el último partido de los cremas, Bolognesi tuvo ­una clara situación de gol. Luis Ramírez remató, frente al arco, al cuerpo del portero, impidiendo que su equipo logre el empate.

En el choque entre Alianza Lima y la Universidad San Martín, Roberto Silva también tuvo una clara ocasión para anotar. Cuando recibió un balón de un compañero que lo dejó frente al arco. El delantero, sin marca, disparó al cuerpo de Bologna.

También podríamos decir que Alianza Lima tuvo “suerte de campeón” porque Silva frente al arco no convirtió.

Pero sabemos que no es cierto, porque más tarde San Martín le hizo cinco goles.

El fallo de Ramírez pudo ser en el primer minuto o al final del encuentro. La mala técnica para pegarle a la pelota simplemente no es mala suerte.

Incluso, Hurtado y Labar­the desperdiciaron clarísimas ocasiones de gol frente al arco de Penny. Y si no convirtieron no fue por mala suerte, sino por falta de precisión.

De la misma manera, Cienciano y San Martín dominaron a Cristal. Tuvieron ocasiones de gol, pero por falta de precisión de sus jugadores no le anotaron un tanto. Eso no es mala suerte.

Un día, escuché a un comentarista de televisión sobre el título que ganó Holanda en la Eurocopa de 1988. Dijo que “más suerte imposible”. Porque el equipo tulipán le empató a Irlanda en los minutos finales. Y Van Basten anotó un gol casi de antología.

Después que pasaron los años, ¿alguien podría dudar que Holanda campeonó por su capacidad? Teniendo a Gullit, Van Basten, Rijkaard y Koeman en sus filas, era un equipo capaz de ganar un título internacional y no sólo guiarse por la suerte.

La suerte en el fútbol no existe. Salvo en algún sorteo para emparejar rivales. Pero en el terreno de juego, fallar una ocasión de gol va más por la parte técnica del jugador que por el azar.

Y si un comentarista culpa a la suerte para ganar o perder un partido, sólo lo hace por su incapacidad de análisis.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com