La señorita Susana

Susana Villarán parece pertenecer a la Roma 1, la estación de bomberos con más linaje de esta ciudad que alguna vez quemaron los chilenos.

Por Diario La Primera | 25 set 2008 |    

Con su casco de puntas, su manguera en ristre, el hacha de los salvatajes, el espíritu de cuerpo bomberil en la mirada fija, Susana Villarán ha salido a decir que Lourdes Flores es una irresponsable al anunciar el moqueguazo.

“Es imprudente, irresponsable –ha dicho–. Los ánimos están caldeados. ¿Se quiere ganar titulares atizando las cenizas para reavivar el fuego?” –se ha preguntado.

Y ha seguido pontificando esta Canonesa de la Cruz de las izquierdas amortajadas que lidera un partido llamado “Fuerza Social”:

“Los medios de comunicación son bastante funcionales a este tipo de política superficial e irresponsable...Ella (Lourdes Flores) siempre va con cámaras a todas partes. Está muy mal asesorada y tiene que hacer un reciclaje”, ha discurseado.

Esta mujer de púlpito y claustro quisiera no saber que Lourdes Flores sólo ha comprobado la temperatura moqueguana. Y Moquegua está con fiebre alta de la rabia porque este gobierno de falsarios –con las excepciones del caso, desde luego– ha vuelto a incumplir, escrupulosamente, cada punto del Acta que firmó para Canal 7 y para que Cesitar Campos, cuyo gordo expediente llegaría al Mar Muerto si fuera un rollo de papel higiénico, siga diciendo que todo va bien y que sólo la envidia puede decir lo contrario.

Y me pregunto: ¿Para esto se es socialista? ¿Para ponerse a la derecha de la derecha? ¿Para hablar como Margaret Thatcher? ¿Para acusar a la oposición que va a las zonas de conflicto de crear esos conflictos? ¿Para ponerse histérica cuando una región protesta con lo que tiene y como sabe frente al desaire del gobierno?

La señorita Susana está preocupada por la quemazón del descontento. Bien, pues que le exija al gobierno que deje de burlarse de los tacneños y moqueguanos. Que se enfrente a la mafia mediática que por ahora la acoge cuando se disfraza de nodriza de la democracia.

¿Democracia llama la señorita Susana a este juego donde los de abajo miran a los de arriba tomar decisiones para que abajo nada se mueva?

Yo le sugiero a Susana Villarán, muy modestamente, que pelee las internas del PPC con Lourdes Flores Nano (es posible que las gane). Que rete a duelo a Mercedes Cabanillas para ver quién es la lideresa de la Nada. Que le pida trabajo a Yehude Simon, un converso que está en eso de hablar doblado y mirando al suelo para que la derecha no le recuerde su pasado. Que le solicite a uno de los Agois una columna en su pasquín ultramontano. Que le pregunte a Chicho Mohme, en suma, cómo hizo para ser millonario repentino traicionando a Toledo y canjeándole a Bertini algunos secretos de índole penal.

Que haga cualquier cosa la señorita Susana. Que vaya, por último, donde Gisela a bailar por un sueño socialistón a la europea. Pero que no se siga llamando socialista. Porque si Susana desciende de Mariátegui, entonces Jaime Bayly desciende de Oscar Wilde.

(cesarhildebrandtpt781@gmail.com)


    César Hildebrandt

    César Hildebrandt

    Opinión

    Columnista