La señorita del semáforo

Algo le pasa a esta señorita esbelta y de ojos enloquecidos que le grita al semáforo para que cambie a rojo. Algo le pasa porque cuando cambia a rojo, la señorita no cruza la avenida, como los otros ciudadanos apurados de esta mañana.

| 19 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 838 Lecturas
838

La señorita sigue aquí, en la esquina, feliz, sonriente, porque el semáforo está en verde. Pero cuando, de pronto, cambia a rojo, se impacienta y asusta a los peatones. Le clava sus ojos sorprendidos a este semáforo para que cambie a verde.

Pasa unos segundos y cambia a verde.

Los vehículos pasan y pasan y ella está feliz, como si se preparara para una guerra rápida y fácilmente vencible. Simula un movimiento de torera española ante el asombro de la gente. Ensaya un paso de marinera de felicidad por el color verde. Aplaude como celebrando un triunfo deportivo.

Pero el semáforo cambia a rojo y acaba con la fiesta de la mujer. Vuelve con su rutina de enojarse ante el color rojo. Se encoleriza y patea el semáforo y lo patea otra vez y otra vez. Lleva unas zapatillas viejas.

Los peatones la miran de manera extraña. Un sereno dice algo por radio. Un niño se esconde tras las faldas de su madre. Una chiquilla le dice a su amiga “vamos ya, vamos ya” y la señorita sigue pateando el semáforo y me dan ganas de decirle que deje de hacerse daño.

Trato de acercarme y la señora que vende dulces en la esquina me dice: “Hijo, no le diga nada. Ella viene a esta esquina todos los viernes como a las diez. Ya se irá pronto”. “Gracias, señora”.

La señorita deja de patear el semáforo y se calma. No le importa ya el color del semáforo. Pide su cartera a la señora que vende caramelos. Saca un pañuelo para retocar su frente. Luego saca un par de zapatos de taco alto de su cartera y se los pone. Guarda sus zapatillas y se despide de la señora: “Nos vemos, hasta el próximo viernes”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario