La realidad desnuda

En el tema central en la operación del transporte urbano masivo de pasajeros de la capital y principales ciudades de nuestra patria, puntualizaremos lo siguiente: El repudiado chofer de combi, coaster, micro bus y ómnibus, pero como siempre digo y escribo, no los justifico, en cuanto a su conducta errática en la vía pública, fundamentalmente porque es un ser humano como todos, con derechos y deberes en su interacción con los otros ciudadanos.

| 07 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.6k Lecturas
1646

Dicho esto, también hay que decir lo otro, son los auténticos mantenedores del sistema, erróneo por cierto, pero es lo que tenemos hoy, nos guste o no. Al ser los verdaderos mantenedores de este perverso sistema de locomoción urbana, paradójicamente son los que menos ganan, los que menos beneficios y prestaciones sociales directas tienen, en su gran mayoría, son los que costean los gastos de afiliación, del mantenimiento de la vigencia de la habilitación de la unidad de producción de dinero (vehículo), le paga al cobrador, el alquiler de la unidad al propietario, además de los costos ocultos, como por ejemplo lidiar en la vía pública con la Policía de Tránsito o tinglados con las autoridades municipales respectivas, así funciona este sistema. Entonces ,¿cuál es el rol del gamonal?, gestionar por décadas la propiedad de la concesión de las rutas, tener visibilidad mediática, intimidar permanentemente a las autoridades con paros, transparentar una posición casi sindical ante la opinión pública, sin serla, apropiarse de una representatividad social y política que no les pertenece, carente de legitimidad. Si nos remitimos a cifras oficiales redondeadas, contamos con 26,000 unidades en Lima dedicadas a este servicio registrado en la Municipalidad, incluidas las del Callao. Podríamos deducir entonces que existen 26,000 choferes y 26,000 cobradores y no más de 40 o 50 ¿Quién sabe la cifra exacta? de gamonales tragamonedas que envilecen esta actividad económica. Dicho esto, salen todos los días a una competencia feroz a la vía pública, incluso entre los mismos choferes de la misma afiliadora, para que en la noche algo de dinero quede en la suma y resta de las variables antes mencionadas. Hasta mañana.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

Federico Battifora

Rompemuelle