La privatización de Petroperú

Durante la campaña de 1990, el candidato Fujimori no solo se comprometió al no shock, sino que también dijo otra de sus grandes mentiras: que no privatizaría Petroperú, empresa que definió como “de todos los peruanos”, que “ya sabemos quiénes la comprarían” y porque su venta podría traer muchos males como el encarecimiento de los combustibles e “incluso desabastecimiento”.

| 27 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 2.2k Lecturas
2283

En 1992, el ministro de Energía, Jaime Yoshiyama, suscribió una carta cuyo texto había sido elaborado por el Banco Mundial, comprometiendo la venta fraccionada de Petroperú hasta la total desaparición de la empresa.

Un año después otro ministro anunciaría un debate técnico para decidir el destino de Petroperú. Para entonces ya se habían vendido los grifos, la empresa del gas y los buques de carga, que eran altamente rentables.

Pero aún así el ministro Hokama defendería ante un auditorio en pie de rebelión la decisión de trozar la mayor empresa del país en aras de crear un “mercado competitivo” de los combustibles.

Fuera del auditorio en el que se dio este debate que el gobierno nunca escuchó, se recogían los resultados de diversas encuestas en las que la mayoría absoluta del país rechazaba la venta (en 1996, las cifras indicaban 65% de oposición a la privatización).

Pero el gobierno no solo ignoró a los técnicos y a la voz de la calle. Cuando empezaron a reunirse cientos de miles de firmas para un referéndum sobre la venta de Petroperú, el Congreso encabezado por Martha Chávez determinó que para este caso no cabía la consulta porque se trataba de una “materia presupuestaria”, como si no fuera un asunto eminentemente político y de diseño del desarrollo.

En mayo de 1996, el ministro de Trabajo, Jorge González Izquierdo, por entonces militante del PPC, nombrado a la vez para el cargo de presidente de la comisión de las privatizaciones, Copri, declaró que “Petroperú se venderá, le duela a quien le duela”.

Le iba a doler, claro que sí, a la población en sus bolsillos porque los precios de los combustibles volarían hasta el punto de indignar al propio Fujimori; al Estado, porque los ingresos que generaba Petroperú disminuyeron a un mínimo luego que se vendieron los campos petroleros y la principal refinería (La Pampilla) y eso que no llegaron a rematarlo todo porque dudaron y creció la oposición política y social al despropósito.

Sufrió el país, porque el desarrollo petrolero quedó entrampado por la falta de inversiones que era el objetivo de la venta. Los pozos se han ido secando sin que se abran nuevos campos.

Asimismo la refinería más grande del país ha envejecido y a Repsol no le queda sino venderla. La privatización no creó ni competitividad, ni mayor oferta petrolera, ni mejora tecnológica o ambiental. Pero aún sigue teniendo chillones defensores en muchos medios. ◘


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.980307817459