La primera borrachera del año

Los niños del barrio, que lo vieron con las primeras luces, dijeron: hay que traer una espátula gigante para levantar al vecino. Algunos perros de la cuadra, aún asustados por los sonidos estentóreos de los cohetes, se acercaban para olerlo como con miedo de que se haya muerto. Una señora que todas las mañanas sale a barrer la vereda cerca a su casa dijo: “para eso toma el vecino” y cerró la puerta.

| 02 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 704 Lecturas
704

Humberto Sotelo había quedado rendido en la puerta de su casa. Estaba totalmente dormido como una piedra abandonada. Su pantalón blanco de Año Nuevo tenía tantas manchas de tragos como la prenda de un alcohólico; su polo amarillo estaba roto como por jalones de amigos desesperados. Había llegado a casa a las cinco de la mañana el primer día del 2013 y su esposa, que lo espera para recibir el año en familia, no le dejó entrar y se quedó dormido en la puerta.

Su vecina se acercó y lo movió con el pie, y Humberto Sotelo se acomodó un poco y siguió soltando ronquidos de guarapero. Un palomilla hizo explotar un cohete a su lado y ni siquiera ese sonido lo despertó. Siguió durmiendo, sudando por el calor matutino del verano. Entonces se acercaron sus amigos, que no le dejaron llegar a casa a tiempo, dispuestos a levantarlo para llevarlo a seguir tomando; pero desde la ventana de su casa, su esposa soltó un grito de furia que alejó a sus amigos: “Déjenlo, mierdas, que siga durmiendo y lárguense, borrachos”. Otro perrito se acercó para lamerle la cara y su esposa bajó con un balde de agua fría. “Despierta, carajo”, gritó luego de lanzar el agua. Humberto Sotelo se despertó y como no pudo levantarse entró a su casa gateando como un niño. Había perdido la grati del quince de diciembre, se había emborrachado con el aguinaldo. Dicen que ya dentro de su casa, Humberto Sotelo fue golpeado brutalmente por su esposa y que sus hijos no lo defendieron.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com