La pelota une y Evo lo sabe

En un país pelotero como el nuestro el que tiene cierta habilidad con el balón tiene las puertas abiertas para todo. Al que sabe jugar pelota, cuando es niño, el barrio lo trata con cariño y le perdona incluso si comete actos contra las buenas costumbres o delitos.

Por Diario La Primera | 02 oct 2012 |    

En este país, que come y sueña fútbol, tener el don de jugar bien con la pelota es como sacarse la lotería y hay pruebas por todos lados sobre estos casos. A este tipo de hombres, sus amigos le dicen: “Si no supieras jugar fútbol serías un pobre…”.

Lo cierto es que en el Perú se cocinan las amistades en torno a la pelota y al que la mueve bien le abren todas las puertas, esto en todos los niveles. El presidente boliviano Evo Morales lo sabe y por eso juega su pichanguita en algunos países que visita.

Jugando, Evo la hace linda, todas las cámaras lo persiguen y ayer tuvo más cobertura que muchas de las reuniones en el marco de la III Cumbre del ASPA. Lo bueno es que hace deporte, construye amistad.

Después de su pichanguita, dijo que no ha perdido un partido en el Perú. No es ningún mérito. Es que juega con los que no saben. Ayer, su equipo le llenó la canasta al cuadro de Ricardo Soberón 12 a 4, incluso fallando un penal. El síndrome de Pizarro es contagioso.

Evo jugando también protesta. La semana pasada vistió pantalones cortos en Nueva York para denunciar la violencia contra la mujer. Su equipo ganó 10 a 5.

Gusta Evo porque es valiente y dice lo que tiene que decir sin temores. Ayer, después de la pichanguita, indicó que Chile, país que se arma sin sosiego, es un peligro no solo para Bolivia sino para el Perú. Tiene razón.


    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com