La Patria y la Nación

¿Qué son las Fiestas Patrias? Las Fiestas Patrias son un acto simbólico de reafirmación de la identidad nacional de todos los peruanos y peruanas. Independientemente de sus orígenes étnicos y culturales, de sus contextos sociales, de su peruana pobreza o su peruana riqueza.

Por Diario La Primera | 29 jul 2008 |    

Sobre esa pluralidad cultural y a pesar de una inaceptable desigualdad, la Nación peruana se ha construido en el tiempo. En sus momentos de gloria y creación y en sus momentos de tragedia y desconsuelo. En la bandera peruana que preside las fiestas más humildes de los campesinos de Quispicanchis. Y en los sentimientos de pertenencia de empresarios nacionales que invierten seguros de hacer patria. En la lucha de trabajadores y pobladores para que la patria los incluya.

Así el Perú, la Nación, se ha desarrollado en su propia historia. Afirmando el sentimiento de pertenencia y adhesión nacional, a pesar que la mayoría de la población ha sido excluida del poder que da acceso al estado y de la riqueza minima que produce el bienestar. Por eso hay que admirar la adhesión nacional de los pobres y los excluidos, que teniendo nada o muy poco han contribuido y contribuyen generosamente al destino del Perú. En la historia de la propiedad, la única propiedad de los pobres es el territorio nacional, su patria, su nación.

Con la globalización, estados, patrias y naciones no van desaparecer. Ni van a ser sustituidos por los mercados, como algunos creen. No hay una decisión del mercado que no afecte o premie a un país u otro, a un grupo social u otro. Los mercados se articulan en economías nacionales.

En la globalización el Perú no debe diluirse ni reducirse a un territorio aduanero al que hay que quitarle todos los aranceles a cambio de nada. En la globalización el Perú debe realizarse. La determinación nacional es un factor de competividad del Estado y las empresas nacionales.

Para que la promesa de la vida peruana de la que habló Basadre se realice en la globalización, la acción de gobierno no se debe desnacionalizar. Al contrario, debe responder siempre a un referente nacional histórico, económico, sociológico y cultural. Si no es así, no se podrá entender que la primera tarea que demanda la patria es disminuir fuertemente la desigualdad y desterrar la exclusión de millones de peruanos y peruanas. Hay que generar riqueza, crecer, pero con el objetivo de redistribuir. Hay que bajar el índice Gini de desigualdad en por lo menos tres puntos. Hay que romper la cadena de la transmisión hereditaria de la pobreza, que ofende a la patria. Hay que darle a la Nación una base de sustentación histórica y democrática basada en la cohesión social.


    Manuel Rodríguez Cuadros

    Manuel Rodríguez Cuadros

    Opinión

    Columnista