La Nada-motion

Lectores, y lectoras, objetos animados, y objetos inanimados, esta columna ha sido elegida como la Nada suprema.

Por Diario La Primera | 18 ago 2010 |    

Como muertos hay y no nos damos cuenta sobre una huaca, en este caso la nada es un buen lugar donde refugiarse, si fuera el caso de su aprehensión. Hay una piedra por mover y de pronto encuentras una joyita destacada del barro. Ante el mundo es sólo una pieza para el olvido, para ti lo es todo. Eso sentía cuando el niño nunca me dejaba. Hay que conservar el asombro, la sorpresa, la risa, ver el cielo, dormir con el colchón duro portando el pensamiento ligero y cuando se sangra quedarnos callados por dignidad momentánea, para no alarmar al otro y ver la sola sonrisa de ella, la de un verano dentro del invierno. Nada-motion, bro, la columna para envolver el pescado más exquisito, ese que se escapa de nuestra playa de siempre, amigos que ya no vemos, quehaceres inoportunos sin nada a cambio, muertos en vida, zombis, amigos de la nada. Es esa sensación cuando camino por las calles, sin rumbo –a mi casa pero olvidando a propósito a donde voy–; esto es un homenaje a la nada porque el todo es un anuncio muy publicitario. Y el casi todo es un código de barras. La nada, en cambio, es nuestro próximo movimiento, cuando se hace automáticamente desaparece. Y la muerte es la nada, quiero pensarlo así, es una cosa de tranquilidad plena. Con la nada puedo jugar, y sentir que estoy de nuevo con mis padres juntos. De ahí vuelvo a bebé, placenta, y nada, envuelto en esta columna, abrigarme acá, e irme en un lavatorio hacia el espacio sideral, hacia lo vacuo, lo vacío, o lo lleno comprimido. Mi mejor amigo es la nada, un perrito invisible que para durmiendo y que nunca me ladra. Nada, eres única. Nunca te vuelvas todo, plis.
Referencia
La Nada-motion

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe