La Mañana Siguiente

El júbilo de la liberación de los 15 rehenes da paso ahora a la reflexión. Se habla con toda razón de un extraordinario operativo de la inteligencia colombiana, que ha dejado en evidente ridículo a las FARC. Sin disparar un solo tiro se las ha herido severamente.

Por Diario La Primera | 04 jul 2008 |    

De otro lado, Álvaro Uribe llamó – como pocas veces – ‘guerrilla’ a las FARC y propuso un diálogo con ellos para alcanzar la paz. Podríamos pensar que son solo la demagogia y propaganda a las que nos tiene acostumbrados el mandatario, pero parece que esta vez va en serio.

Ello porque el rescate debilita al ala militar de las FARC, jefaturada por el ‘Mono Jojoy’ y refuerza la posición dialogante de Alfonso Cano. Obedece a una estrategia deliberada del gobierno. Uribe quiere negociar cuando la guerrilla está debilitada y, posiblemente, dividida.

Pero el rumbo hacia una nueva Colombia, popular y en paz, aún es prematuro. La oligarquía no ha dejado de existir.


    Julio Altmann

    Julio Altmann

    Bajo la lupa

    Editor