La llamada “Pesca Negra”

La pesca ilegal no declarada en todo el mundo, se valoriza en más de 10 mil millones de euros anualmente, impactando negativamente sobre las reservas del pescado, la biodiversidad marina, y la supervivencia de los pescadores, especialmente en los países subdesarrollados. La “Pesca Negra” como la denominamos en nuestro país, pretende costos muy reducidos a cambio de raudos y óptimos beneficios económicos, aún a costa de la explotación y niveles nulos de protección social a los trabajadores.

| 29 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.2k Lecturas
1294

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), considera que alrededor de la tercera parte de la pesca total es ilegal, frente a lo cual la Unión Europea y en especial España, están resueltos a una cooperación internacional en todos los niveles, incluyendo la decisión de juzgar por sus Tribunales a sus ciudadanos que cometan acciones ilegales en cualquier océano del mundo.

Existe la impresión de que los grandes empresarios pesqueros, le han declarado la guerra a todas las especies marinas, tratando de exterminarlas en su afán de enriquecerse, sin pensar en el hambre de miles de millones de seres humanos.

En el Perú, miles de embarcaciones de diversas nacionalidades depredan nuestros recursos marinos sin control en los límites de nuestras doscientas millas, aprovechando la escasa vigilancia por carencia de guardacostas e infraestructura adecuada. Y en nuestro escenario doméstico la vigencia de la cuestionada ley de cuotas de pesca, ha fortalecido e incrementado desmesuradamente la “pesca negra”, con embarcaciones desprovistas de equipos de refrigeración.

Las evidencias del delito de pesca ilegal están representadas en innumerables reportes de ocurrencias y notificaciones por inspectores de DIGSECOVI (Dirección General de Seguimiento, Control y Vigilancia), algunos de ellos presionados y hasta destituidos por la rectitud en sus labores; fotos, filmaciones, declaraciones a las autoridades portuarias, etc.

Los denominados controles de descargas y verificaciones satelitales, hasta el momento han sido completamente burlados con la cómplice pasividad de las anteriores autoridades ministeriales, quienes admitieron la intromisión de las empresas harineras beneficiadas, para la contratación de entidades certificadoras asociadas a sus actividades empresariales.

DIGSECOVI debe modernizar permanentemente el control satelital apelando a sistemas de avanzada e independientes, y en cuanto a los controles de descarga debe asumirlos en forma directa y en coordinación con los Gobiernos Regionales, para la contratación de cientos de profesionales de la pesca actualmente explotados y manipulados por las empresas certificadoras. La “Pesca Negra” es una lucrativa e ilegal actividad delincuencial, similar a otros delitos que representan una verdadera lacra para el país.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar