La lamentable Sociedad Nacional de Pesquería

Slogans como “Pesca Responsable”, “Comprometidos con el Ordenamiento Pesquero”, etc., difundidos por la SNP (Sociedad Nacional de Pesquería), se nos antoja sarcásticos e hipócritas ante la cruda realidad de nuestra pesquería nacional, afectada precisamente por las irracionales ambiciones económicas e ilegales procedimientos de sus más connotados asociados. Y pretendiendo evadir responsabilidades directas, los industriales harineros que manejan a su antojo el gremio empresarial, no han dudado en designar como Presidente de su Consejo Directivo a uno de sus sumisos empleados.

| 20 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1372

Pretendiendo acaparar la fabricación y negocio harinero en muy pocas manos, la SNP cuestiona métodos y entuertos que antes emplearon sus principales miembros para agenciarse de cientos de licencias de pesca, con la complicidad de autoridades pesqueras, como en la expedición del mandato judicial del Primer Juzgado Contencioso Administrativo de Lima (Exp. Nº. 390-99), que ordenó la entrega en el 2003, de 5 licencias de pesca y 1 para fábrica harinera, de propiedad de Pesquera Mar S.A., a empresarios privados acusados de falsificar documentaciones. Hace menos de 3 meses (29.12.2011), luego que la Corte Suprema anulará la irregular Cesión de Derechos, la Jueza del Primer Juzgado Contencioso, reconoció a Pesquera Mar S.A., las 5 licencias de pesca y la licencia de la fábrica. Este acto de justicia, no ha sido implementado debidamente por el Ministro de la Producción, la Procuradora, la Asesoría Legal o la Dirección de Extracción y Procesamiento Pesquero; ya que reconociendo los derechos de Pesquera Mar S.A., no se han anulado las licencias irregularmente otorgadas en el 2003, provocándose la escandalosa vigencia de 10 licencias de pesca en lugar de 5, y de 2 licencias para fábricas en lugar de una. Ante ello, la SNP y su circense Comité de Ética, guardan cómplice mutismo, expresándose de manera genérica contra las decisiones judiciales, a un sean razonables y justas.

La Fiscalía de la Nación debería de investigar de oficio, los cientos de licencias de pesca que a favor de los grandes industriales harineros, se han extendido en forma dolosa, a pesar de la determinante prohibición de la Ley de Pesca desde 1992, y que involucran a empresas influyentes como TASA (Tecnológica de Alimentos S.A.), y a Exministros de Pesquería, como Javier Reátegui, convertido ahora en afortunado empresario; y recordando que durante su controvertida gestión, se otorgaron escandalosas licencias como en el caso de la empresa Pesquera Mar S.A., siendo él uno de los beneficiados en el caso. La lucha contra la corrupción en la Pesquería Nacional, no puede consentir excepciones, más aún cuando de por medio están el hambre y la desnutrición de millones de personas.

La actividad harinera, actualmente no representa un aporte significativo de impuestos al país; incumple el pago justo pactado en 22.4% de porcentaje al pescador, incrementa la “pesca negra” a 3 millones de toneladas anualmente, con la complicidad de las empresas CERPER y SGS International, supuestamente vigilantes del control de descargas, y contamina nuestro mar y ambiente, arrojando residuos descompuestos mezclados con químicos impunemente. Sin embargo los precios internacionales de la harina de pescado, se han incrementado sustancialmente a niveles impresionantes, pero los márgenes económicos de las empresas harineras sospechosamente resultan magros, y sin una fiscalización adecuada; más aún cuando se tienen suficientes indicios de la existencia de porcentajes de los precios de venta, que se depositan en forma ilegal, y en perjuicio de los intereses del país.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar