La inversión privada en tiempos de cólera

A diferencia de los tumbos que estamos dando en las eliminatorias hacia el Mundial de Río 2014, en la economía las cosas son distintas. Según predicciones de bancos internacionales y analistas, Perú nuevamente lucirá en el 2012 su liderazgo en solidez económica y financiera dentro del firmamento latinoamericano y en el concierto mundial de naciones.

| 13 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.2k Lecturas
1293

La macroeconomía muestra cifras en azul año tras año y se repite la evidencia que tal bonanza también beneficia a los estratos bajos. Es alentador conocer que a fines del 2011 la pobreza cayó al 27.8% y la pobreza extrema al 6.3%. Las políticas públicas están “repartiendo pelota” a todos los jugadores, incluyendo a quienes siempre habían estado de espectadores viéndola pasar.

Se debe cuidar que la inversión privada siga apuntalando a la economía, haciendo crecer negocios y empleos. El presidente Humala ha precisado los requisitos de tal inversión: que atienda los intereses del entorno social y respete las exigencias medio ambientales, creando plazas de trabajo con salarios dignos. La inversión depredadora de antaño ya no tiene futuro.

En diversos lugares del país la inversión privada se halla bajo fuego nutrido. Pero no se debe bajar la guardia. Se sugiere las medidas siguientes en pos de atraer mayor inversión privada, sin la cual la inclusión será solo ilusión.

1. Implementación de la “Ventanilla Única para la Inversión Privada” (One-Stop Shop), a fin de contrapesar las demoras del proceso de consulta previa, por el que transitarán muchos proyectos.

2. Activación de las Agencias de Fomento a la Inversión Privada (AFIP), según manda la Ley Marco de Promoción de la Inversión Descentralizada (2003), entre ellas AMAZINV e INVERNOR.

3. Preparar road-shows en centros financieros de USA, UE y ASIA, llevando proyectos regionales de interés prioritario, dirigidos básicamente a diversificar la oferta exportable.

4. Agilizar normatividad de Alianzas Público-Privadas, Obras por Impuestos, y otros mecanismos, haciéndolos más ágiles.

5. Establecer un Observatorio de la Inversión Privada administrado por el MEF, para monitorear su evolución, detectando y resolviendo trabas.

6. Dar golpe vitamínico a la capacidad de la Oficina de Gestión de Inversiones de la PCM, que tradicionalmente ha estado pintada en la pared.

7. Crear el Sistema Nacional de Promoción de la Inversión Privada, con el fin de difundir los beneficios de la inversión privada, ayudando a formar una cultura pro-inversión.

8. Implantar el Premio “Piraña”, motivando a los municipios para que “devoren” trámites y costos burocráticos, y construyan un amigable clima de negocios.

Abocados en construir infraestructura, se ha descuidado captar inversión “greenfield”, es decir, aquella destinada a materializar nuevos proyectos productivos de bienes y servicios. Además, es tiempo de saltar al emprendimiento tecnológico, organizando un innovador programa Start-Up Perú, en versión mejorada del exitoso Star-Up Chile.

Tal como hacen Brasil, México y Colombia, las Oficinas Comerciales ahora bajo conducción de Mincetur deberán incluir la atracción de la inversión privada extranjera, como tarea fundamental en su nueva estrategia y operación en el exterior.

Loading...


En este artículo: |


...

César Huamanchumo

Opinión

Analista