La invasión de Panamá no existió

Ayer CNN se ocupó por tiempo prolongado del arribo a Panamá del General Manuel Antonio Noriega. CNN fue abundante en señalar al ex-presidente como criminal y dictador.

| 14 diciembre 2011 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.7k Lecturas
1701

No hizo ni una sola pudorosa referencia a la invasión Norteamericana, previa a la captura del General, que significó la muerte de cerca de 7 mil panameños e incluyo la destrucción de “Chorrillos” y otros barrios, donde perecieron, sin discriminación, mujeres, ancianos, niños y personal civil.

Las imágenes de aquella criminal y cobarde agresión son ignoradas en Panamá por los medios de comunicación escrita, radiales y televisivos. Miré en Telesur un reportaje sobre aquellos siniestros hechos que producen horror. Las tropas yanquis ejecutaban a civiles y militares sin razón alguna, tan solo para satisfacer un odio por los demás inexplicable.

Así lo hicieron en Nicaragua. Son famosos los recuerdos del Teniente Lee que se divertía lanzando niños al aire para que cayeran en la bayoneta, como famosos son las emboscadas victoriosas de Sandino que terminó expulsando a las tropas invasoras. Así lo hicieron en la República Dominicana y en Irak y así lo están haciendo en Afganistán y lo harán, si nos descuidamos, en otros países.

Noriega no puede ser juzgado más. Su captura fue ilegal -igual cualquier juicio- porque se produjo en el marco de una invasión. Estuvo más de 20 años en cárceles norteamericanas, sufrió un derrame cerebral y salió convertido en un ser humano decrépito, con un pie en el sepulcro. Aun en esas condiciones los asesinos de 7 mil panameños – y sus cómplices- lo masacran con insultos y aseveraciones por completo obsoletas. Me consta –lo sabemos muy bien y lo digo con toda responsabilidad - Noriega fue capturado porque se negó a ser cómplice en la agresión norteamericana contra Nicaragua.

CNN y otros medios de comunicación, de aquí y de allá y de todas partes, son mentirosos, criminales, subjetivos. Todavía no he podido encontrar en el repulsivo océano de la derecha – dominan, para desgracia del género humano, en todas partes, incluso en aquellos donde hay regímenes revolucionarios o progresistas- un solo periodista decente, con una mínima dosis de objetividad. Mienten, calumnias, despotrican, además, con una alegría infinita y con inaudito acento de convicción.

En lo de Panamá y en todo, jamás criticaron a Bush y si, a veces, critican a Obama es porque este tiene la mala suerte de ser negro, con todo y que es, demagogo y digno representante del imperio. Bush era tan maldito, es decir tan torpe y malvado, que a lo sumo es objeto, ahora, de uno que otro chiste perdona la vida.

Lo más curioso es que el poder de los medios es tan grande que la gente ni siquiera se entera de sus deformaciones, ellos tienen la capacidad de mentir y aparecer como ovejas transparentes, lúcidas y sinceras. Algún día, señor, abriremos los ojos. La invasión de Panamá no existió, los 7 mil muertos están vivos o, a lo mejor ocultos en fosas que jamás vamos a descubrir.

CNN es, por otra parte mezquina. Le llaman a Noriega dictador en presente y ex general en pasado. Para cualquiera con un mínimo de conocimiento y decencia los grados militares son permanentes. No se sabe como tratarán a Noriega. Casi no importa. Esta víctima del imperio y de la oligarquía local está a punto de decirnos adiós. El recuerdo de la invasión a Panamá, al parecer, no le importa a nadie. No será enjuiciada en ningún tribunal, salvo en aquel, ignorado por la mayoría de medios y gobiernos, que se llama “la historia”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Tomás Borge

Opinión

Embajador de la República de Nicaragua