La intolerancia contra el D.S. 005-2012

La reciente presentación de la ministra Gladys Triveño, en la Comisión de Fiscalización, ha permitido que la ciudadanía compruebe que los congresistas opositores al D.S. 005-2012 – PRODUCE, no cuentan con argumentos racionales, para proteger la informalidad y apoderamiento de nuestros recursos pesqueros por parte de los industriales pesqueros. Respondiendo con solvencia las preguntas, aun las referidas sobre trámites empresariales particulares, la titular de PRODUCE, tuvo que soportar las torpezas del legislador Freddy Sarmiento, quien pretendiendo incomodarla, basaba sus preguntas sobre rumores (… se escucha por ahí…, … se comenta…, etc.). Queda claro que la implementación del D.S. 005, busca privilegiar la pesca artesanal y la alimentación popular, reordenando la pesca industrial en zonas posteriores a las primeras cinco millas de reserva. Mientras que los que se oponen, buscan derogar la Norma para mantener el desorden y la depredación de nuestro mar.

| 20 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1142

Sin concertación planificada, destacados periodistas y reconocidas personalidades como Raúl Wiener, Mirko Lauer, César Lévano, Gustavo Gorritti, Diego García Sayán, Antonio Zapata, Pedro Pablo Kuczynski, César Hildebrandt, etc. han expresado una opinión lógica y contundente de apoyo a la decisión gubernamental; mientras que discutidos e intolerantes sujetos como Phillip Butters, Rafael Rey, Alberto Borea, Loret de Mola, etc., fungiendo de expertos en pesca, distorsionan la realidad, en sus intentos de sorprender a la opinión pública, para que los empresarios harineros, mantengan secuestrada nuestra anchoveta, y continuemos importando pescado de Chile, Ecuador, Vietnam, etc., para la alimentación popular.

El D.S. 005, dista de ser la solución mágica a la problemática pesquera, pero representa en esencia, un paso importantísimo para el reordenamiento de las diversas actividades extractivas y productivas, que inclusive difiere totalmente de lo que ocurre en Chile donde el avasallamiento contra su jurel, la pesca artesanal, y los derechos de los pescadores no tienen límites.

Los industriales harineros ni siquiera se han pronunciado a favor de nuestro país frente al diferendo con Chile ante la Corte de La Haya, ni afrontan con decisión la desnutrición de los más pobres, es conveniente recordar que la industria harinera solo beneficia a sus empresarios, pues su aporte tributario al erario nacional resulta exiguo y hasta ridículo, frente a sus precios de ventas que alcanzan los US$2,000.00 por tonelada de harina, e ingresos anuales superiores a los Tres Mil Millones de Dólares, en condiciones normales. ◘

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo:


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar