La gran minería en Colombia

“Que es un sector parásito, que no da sino que solo pide, que no contribuye al mejoramiento de la calidad de vida de las regiones donde opera... Cuán lejos de la verdad. Este sector no solo dinamiza la economía nacional, no solo nos genera enorme ingresos provenientes de las exportaciones, no solo atrae importante inversión extranjera que impulsa nuestro crecimiento… este sector es mucho más que eso: es el gran financiador de los programas sociales en el país”.

| 26 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.2k Lecturas
La gran minería en Colombia 1278


“Yo no estoy en contra de [el proyecto minero]… Estoy en contra de cualquier empresa que pueda generar daños ambientales en [la localidad donde se ubica el proyecto minero]… Palabras de una autoridad local después de que “La protesta pacífica que iniciaron decenas de habitantes… y que terminó con el bloqueo de la vía para impedir el paso de los vehículos de la minera...”, de acuerdo a la nota de un diario de circulación nacional.

Las primeras podrían ser palabras del Presidente Humala en defensa de Conga y la minería. Las segundas podrían ser palabras del Presidente Regional de Cajamarca o del Alcalde de Kañaris.

Pero son palabras del Presidente Santos de Colombia en una comunicación dirigida a una reunión de la Asociación de Minería a Gran Escala (MGE) de Colombia. Y son palabras del alcalde de la localidad de Piedras, en Tolima, Colombia, después de que la población protestó durante dos semanas contra la presencia de la empresa Anglo Ashanti y su proyecto minero La Colosa. Todas reportadas en un mismo día, el 22 de Febrero pasado, en el diario El Espectador de Bogotá.

¿Qué sucede en Colombia? Pues algo muy parecido a lo que sucede en el Perú.

Sucede que el Presidente Santos ha definido que la inversión minera y petrolera es uno de los cuatro motores de la economía, lo que es una novedad en un país en el que la industria y las exportaciones agropecuarias han sido históricamente los motores de la economía. Y sucede que las poblaciones y autoridades locales se resisten a los grandes proyectos extractivos porque no les han sido consultados y/o porque temen sus impactos negativos sobre el agua y el medio ambiente en general. De manera particular, las poblaciones indígenas se oponen a la manera cómo el gobierno central colombiano da concesiones para la actividad minera y petrolera en los que consideran sus territorios.

Y es que lo que vivimos en el Perú en términos de conflictividad social y grandes debates en torno al peso que adquieren las actividades extractivas en la economía y la dinámica política regional y nacional, se vive también en países que -como Colombia- inician un camino similar al nuestro. Pero están recién en el inicio del proceso y están todavía a tiempo de evitar los excesos del extractivismo depredador y autoritario que vivimos en Perú. Ojalá puedan.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Carlos Monge Salgado

Globalización con Equidad