La Evaluación Ambiental Estratégica Integrada a la Planificación Pública

Actualmente existe mucha presión sobre la Amazonía loretana: los bosques se convierten en tierras de cultivo, concesiones madereras, de hidrocarburos y minería; hay varias propuestas de centrales hidroeléctricas y construcción de infraestructura diversa. Ante ello, la Gerencia Regional de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente del GOREL viene promoviendo la planificación estratégica para el desarrollo, mediante herramientas como la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), con la finalidad de establecer acciones estratégicas integrales y efectivas que permitan la conservación y aprovechamiento sostenible de los ecosistemas, el desarrollo de capacidades y la creación de empleo.

| 24 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.7k Lecturas
1771

La EAE es un instrumento de gestión propuesto por el Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental, junto al Estudio de Impacto Ambiental (EIA). A diferencia del EIA, que es requisito a nivel de proyectos, la EAE evalúa anticipadamente cómo las propuestas de políticas, planes y/o programas que formulan las autoridades nacionales, regionales y locales impactarán sobre los ecosistemas, es decir, es una planificación a nivel macro.

La EAE incluye enfoques que suscitan un análisis multisectorial y en base a las funciones y las interacciones principales entre los organismos y su ambiente, y que reconoce a los seres humanos, con su diversidad cultural, como un componente integrante de los ecosistemas. De igual forma, incluye herramientas como la prospección que permiten identificar diferentes escenarios futuros que puedan presentarse. Es decir, permite ir más allá de la sola identificación de escenarios deseables que se exponen en las clásicas visiones de desarrollo, avanzando en el análisis de los escenarios con mayor probabilidad de ocurrencia.

No obstante, la rigurosidad de la EAE depende del nivel de información y del empleo de diversas metodologías analíticas y participativas, generando así un valor agregado a la planificación estratégica del sector público.

Asimismo, se ha podido identificar conjuntamente con funcionarios públicos los instrumentos clave de gestión que podrían beneficiarse de la EAE, como el Plan de Desarrollo Regional Concertado, la actualización de la Estrategia Regional de Conservación de la Biodiversidad e inclusive la construcción de la Estrategia Regional REDD+.

La formulación de la Estrategia Regional REDD+ serviría para identificar las prioridades sociales y ambientales asociadas con los drivers (causas) de deforestación y degradación del bosque; identificaría los vacíos legales, políticos e institucionales y las limitaciones económico-políticas para abordarlos; y facilitaría la coordinación inter y multisectorial. Además, permitirá escoger las acciones estratégicas para aminorar y prevenir los impactos negativos sobre el bosque y sus usuarios, e identificar las oportunidades para un beneficio social más amplio.

Finalmente, la EAE, además de fortalecer la planificación estratégica del territorio, representa una oportunidad para identificar las necesidades de capacitación para la gestión pública social y ambiental, la transparencia de información y la rendición de cuentas; y promover que diversos actores se beneficien de un permanente aprendizaje político.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

Patricia Patrón Álvarez

Amazonía y buen gobierno

Derecho, Ambiente y Recursos Naturales - DAR