La esposa que habla dormida

Aquel miércoles en que Juan Miguel escuchó hablar dormida a su esposa creyó que ese raro suceso era el resultado del cansancio y las preocupaciones cotidianas. La abrazó y le susurró al oído: “Todo está bien, amor, todo está bien”, sin prestarle atención a lo que decía.

| 17 agosto 2011 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1405

El jueves, casi a la misma hora, la esposa de Juan Miguel volvió a hablar dormida, tan fuerte que otra vez lo despertó. “Otra vez”, pensó Juan Miguel. “Amor, qué pasa” y ella seguía hablando. “La dalia es tan hermosa, tan linda que es la flor nacional de México. A lo largo de la historia…”.

En el desayuno de aquel día, Juan Miguel, le preguntó: “Amor, me gustaría saber qué piensas de las flores”. Se quedó callada, lo miró de manera extraña y le dijo: “Opino que los esposos deberían regalarle flores a sus mujeres”. Juan Miguel sacó su cuenta al toque y se dio cuenta que el aniversario de su boda estaba a punto de llegar, era el viernes. “Ok”, dijo.

Pensó entonces en que su mujer no hablaba dormida, sino que era una forma de decirle que quería dalias como regalo de aniversario.

La madrugada del viernes, sin embargo, su esposa volvió a hablar dormida, como si estaría dando una conferencia sobre flores: “Parecidas a las dalias, los crisantemos son flores hermosas y decorativas. Hay crisantemos de una infinidad de colores, …”.

En el desayuno del viernes, Juan Miguel entonces le preguntó: “¿Decídete, quieres dalias o crisantemos?”. “No entiendo, de qué hablas, amor”. “Ya, no te hagas”. “No me hago”.

Aquel viernes en la noche, Juan Miguel llegó a casa con una docena de dalias y otra docena de crisantemos de colores exóticos. “Feliz, aniversario, amor”, dijo Juan Miguel y Estela lo abrazó y dijo: “Perdóname, cariño, por olvidarme de este día tan especial. Es el cansancio y las preocupaciones cotidianas”. Juan Miguel, entonces más confundido que nunca, dijo: “Está bien, amor, igual te amaré toda la vida”.

Increíblemente el sábado en la madrugada, Estela volvió a hablar dormida: “Existen más de 5000 tipos de tulipanes registrados en todo el mundo sobre la base del período de floración y el origen. Pero, bueno, a mí me gustan las orquídeas y, digamos, detesto las dalias y los crisantemos y a los esposos que creen que sus mujeres hablan dormidas”.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com