La edad de Carty

Jugaba Sport Áncash contra Alianza Lima. En la segunda parte hay aparentemente una falta dentro del área. Los comentaristas que transmiten el partido por televisión intervienen. Uno de los jóvenes dice que más allá de la aparente infracción, era una vergüenza que un hombre de 40 años (por Germán Carty), pueda enfrentarse a cuatro elementos y superarlos.

| 28 abril 2008 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 767 Lecturas
767

Ramón Quiroga, el ex seleccionado nacional en los mundiales de Argentina 78 y España 82 dice que la edad no tiene nada que ver. Sin embargo, el narrador lo replica y apoya al reportero que hizo el primer comentario sobre la edad.

Y la gran pregunta es ¿hasta qué edad un jugador profesio-nal puede mantener un nivel competitivo?

A primera impresión, un jugador de 40 años no podría ganarle a un joven de 22. El cuerpo humano es una máquina que sufre desgaste año a año. Es normal que un atleta que antes fue campeón mundial en 100 metros planos con el paso de la edad ya no pueda si quiera aproximarse a su récord.

El tema de la edad es ineludible. Pero hay casos en el mundo de personas veteranas que se mantuvieron en vigencia por un buen tiempo. El ex campeón mundial Goerge Foreman retornó al ring luego de estar casi 10 años retirado. A los 38 años cuando muchos ya colgaron los guantes, el moreno retornó. Y no fue hasta 1994 en que volvió a ganar el título de los pesos pesados. Es decir a los 45 años. Dos décadas después que ganara su primera corona.

En el fútbol, el caso del francés Zidane también fue ejemplar y único. Algo que ni Maradona o Pelé pudieron hacer, retirarse del balompié siendo el número uno del mundo.

Zidane jugó el mundial de Alemania 2006 con sus lujos y llevó de la mano a Francia a la final del torneo.

Seguramente si Zidane a los 34 años eludía a cuatro defensores, nadie hubiese cuestio-nado su edad. Porque se trataba de un astro.

Entonces en algunos casos extraordinarios la edad pasa a un segundo lugar. Pero no es para todos. Germán nunca fue una estrella. Ni siquiera en su mejor momento cuando estaba en su primera temporada en Sport Boys.

El gran mérito de Germán es mantener un buen estado físico porque aparentemente su vida privada es disciplinada a diferencia de muchos otros que a los 33 años ya están para el retiro obligatorio.

En realidad sí es una vergüenza para nuestro fútbol que siga vigente. Porque Germán nunca fue Cueto, Uribe o Chumpitaz.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com