La nueva división

He escuchado a Edgar Núñez, presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, decir, con absoluto desparpajo, que quienes atentaron contra la fiscal Echaíz podrían ser los ejecutivos de la empresa Petrotech, algo así como decir que la perdedora de una licitación de un lote petrolero, no sólo es capaz de pagar el espionaje a sus rivales y lanzar los audios para traerse abajo el concurso y hasta a los políticos que participaron en los hechos, sino que podría llegar a tirotear a la cabeza de una de las principales instituciones del Estado y enfrentar a su seguridad, como lo hacen los sicarios profesionales.

| 04 febrero 2009 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 549 Lecturas
549

También he oído a Miguel Guevara -congresista aprista, miembro de la comisión de investigación sobre los petroaudios, mencionado por Rómulo León como su contacto en el Legislativo para sacar adelante las iniciativas legales que le interesaban- declarar que lo más probable es que el atentado provenga de la banda de los chuponeadores, de la que forman parte no sólo Business Track, sino quienes los financiaron y quienes difundieron el contenido de las conversaciones. Preguntado, además, si se refería a Rospigliosi, O´Brien, Ugaz y otros, el congresista Guevara precisó que no veía la diferencia: Todos son parte de la misma conspiración contra la democracia.

¡Cómo estará el Perú para que se pueda acusar empresas y personas con nombre propio de estar involucradas en un intento de magnicidio! Hasta hace poco, se nos decía que el Perú estaba dividido entre los prosistema y los antisistema, y parecía que todo valía si se trataba de detener a los segundos. Pero de pronto nos hemos encontrado con un nuevo deslinde entre los peruanos. Los prosistema se chuponean entre ellos y se descubren en oscuras negociaciones; se investigan unos a otros, en secreto, hasta que son capturados los íntimos del vicepresidente y se les culpa de los peores crímenes; el vicepresidente sale de circulación y termina hospitalizado, mientras aparecen nuevos audios; la fiscal que ha tomado el caso como propio, es abaleada en plena calle. O sea que estos eran los defensores de la democracia.

¿Cuál es la alternativa? No hay duda que más allá de los corruptos que negocian la cosa pública y los corruptos que los espían, existe un país sano que se encuentra anonadado por lo que se está descubriendo. El problema es cómo hacer que esa parte de la nación se manifieste dentro de esta crisis. Esa es la unidad que debe empezar a construirse en estas circunstancias aciagas. O no habrá plan anticrisis, ni posibilidad de desarrollo para el Perú.

Loading...



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista