La derecha virreinal

Finalmente se fue, tal como quería la derecha. La renuncia del canciller Rafael Roncagliolo, motivada, entre otros puntos, por temas de salud, debe ser entendida como un triunfo de una derecha que venía trabajando en eso hace meses.

| 19 mayo 2013 07:05 PM | Columnistas y Colaboradores | 1.6k Lecturas
La derecha virreinal
SOBRE LA RENUNCIA DEL CANCILLER

Más datos

En la misma línea se han movido una mayoría de diarios que insisten, sin ninguna prueba, que detrás de la renuncia del canciller está la mano venezolana. A todo esto se suma el pedido de que un “diplomático de carrera”, es decir un diplomático de derecha, “pensamiento Tudela”, sea designado canciller. No me extrañaría, en este contexto, que “la próxima víctima” sea la flamante canciller Eda Rivas. La intención es vender la idea de una canciller poco profesional y a este gobierno como un prisionero de Cuba y Venezuela, para seguir chantajeándolo. Esta derecha, convertida en un rezago virreinal, es sumamente peligrosa porque, al desprestigiar a la canciller, al sumarse a la campaña de la derecha internacional contra los gobiernos progresistas y al bloquear a Unasur y subordinarnos a EEUU, termina por aislarnos del resto de países de América del Sur y debilitarnos frente a la próxima sentencia de la Corte Internacional de La Haya. En definitiva, un juego que está en contra del país.
1611

Su objetivo es tomar por asalto Torre Tagle y poner a un canciller a su medida para completar la captura del gobierno y, también, del Estado, a contrapelo del resultado electoral del 2011. Sin embargo este operativo, promovido desde algunos medios y por sectores políticos, y que en parte ha fracasado con la designación de Eda Rivas, ha permitido conocer cuáles son sus planes en el campo internacional.

El plan es “venezonalizar” la agenda externa del país no solo para continuar con el arrinconamiento del gobierno y profundizar el proceso de derechización, sino también para obstaculizar el proceso de construcción de Unasur y convertir al país en la capital de la reacción en América del Sur contra los gobiernos progresistas. Se repite así, lo que sucedió durante el ciclo independentista cuando, lo que más tarde sería el Perú, se convirtió en el defensor y bastión de la dominación colonial. La derecha peruana se ha transformado así -me pregunto si siempre lo fue- en una derecha virreinal.

Lo que ha puesto en evidencia el proceso de renuncia de Roncagliolo es una derecha que tiene muy claros sus objetivos y a la que poco le importa mostrarse incoherente. Lourdes Flores es un buen ejemplo de ello cuando, semanas atrás, luego de la reunión de Unasur en Lima para analizar el caso de Venezuela, pedía a gritos la interpelación y renuncia del canciller.

Hoy la derecha (Lourdes Flores, Alan García, Fujimoristas, etc.) no solo crítica que el Presidente haya aceptado la renuncia de Roncagliolo sino, incluso, que defiende su permanencia con el argumento, por lo demás delirante, que Venezuela (otros añaden Cuba) estaría detrás de esta renuncia. En la misma línea se han movido una mayoría de diarios que insisten, sin ninguna prueba, que detrás de la renuncia del canciller está la mano venezolana.

A todo esto se suma el pedido de que un “diplomático de carrera”, es decir un diplomático de derecha, “pensamiento Tudela”, sea designado canciller. No me extrañaría, en este contexto, que “la próxima víctima” sea la flamante canciller Eda Rivas. La intención es vender la idea de una canciller poco profesional y a este gobierno como un prisionero de Cuba y Venezuela, para seguir chantajeándolo. Como parte de estos planes se puede mencionar también la reciente campaña emprendida por diarios vinculados a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) contra el gobierno argentino.

Los objetivos, además de desprestigiar al gobierno de ese país, son defender al diario Clarín, mantener el monopolio privado de la venta de papel e impedir la implementación de la ley de medios. Tampoco nos debe extrañar que en estos días se inicie una campaña mediática contra el gobierno Boliviano de Evo Morales que acaba de denunciar que en su país está en marcha un proyecto golpista. Creo que esta estrategia de desprestigiar a la cancillería, de empujar una “venezolización” antichavista de nuestra agenda externa y de una guerra mediática contra los gobiernos progresistas busca: a) controlar la política exterior peruana; b) sumarse a la derecha internacional, y c) convertir al Perú en el reducto y base de operaciones de esta ofensiva continental derechista en la región.

La creación del grupo “Amigos de Venezuela” va en esa dirección.El otro objetivo es consolidar una alianza con EEUU mediante una activa presencia del Perú en la llamada “Arco del Pacífico” para convertirlo no solo en un bloque comercial, sino también en un grupo político-ideológico cercano a EEUU y adversario de Unasur y de los gobiernos progresistas. Esto lo planteó la exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, a los cuatro países del Arco del Pacífico en la Cumbre de las Américas en Cartagena, Colombia. Y, es importante recordar que fue el canciller Roncagliolo el que se opuso a este pedido. Por eso no me extraña que hoy, en Lima, estén reunidos, de manera casi clandestina, once países, el Perú entre ellos, para negociar el TPP (Acuerdo Comercial Transpacífico) que representa no solo la profundización de los TLC sino también, como lo puntualiza Alejandra Alayza, un nuevo escenario para que EEUU logre acrecentar a su favor los derechos de propiedad intelectual y ampliar los monopolios de su millonaria industria farmacéutica, entre otros puntos. Por eso creo que la estrategia de esta derecha, convertida en un rezago virreinal, es sumamente peligrosa porque, al desprestigiar a la canciller, al sumarse a la campaña de la derecha internacional contra los gobiernos progresistas y al bloquear a Unasur y subordinarnos a EEUU, termina por aislarnos del resto de países de América del Sur y debilitarnos frente a la próxima sentencia de la Corte Internacional de La Haya. En definitiva, un juego que está en contra del país.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Alberto Adrianzén M.

Disonancias

Parlamentario Andino

0.721564054489