La derecha y el 5 de abril

La derecha peruana imaginó renacer, tras Velasco, el segundo belaundismo y el primer García, conducida de la mano de nuestro más ilustre escritor, con un programa armado con muchos millones y con la fuerza armada subordinada a su proyecto y con una justicia que nadie pudiera discutirla, pero como le ha pasado tantas veces en la historia el resultado le salió chueco: el escritor perdió, un personaje insólito sin historia política se hizo del poder y se alió con los militares, se apoderó del programa al que le añadió un mayor sello militarista y corrompió a la instituciones.

| 08 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 713 Lecturas
713

Esto ocurrió en 1990, pero dos años después la derecha peruana fue puesta realmente a prueba cuando eso con que había soñado, que era el mayor poder para el dinero, no llegó de una elección democrática sino de un golpe de Estado. Era una refundación bastarda de la república aristocrática, pero refundación al fin. Era un cambio brusco de liderazgo pero también de estilo, de actores de la primera línea, pero siempre en defensa de la gente de gran billete. Y la derecha capituló. Aceptó la vía del 5 de abril como una opción válida y los pocos políticos e intelectuales que resistieron el sablazo se fueron adaptando poco a poco a la nueva realidad, de ahí que cuando Vargas Llosa todavía habla de la dictadura y la corrupción, le salen a decir que lo hace porque sigue resentido.

Ahora mismo la discusión sobre el indulto se viste de disfraz médico y humanitario, pero tiene como trasfondo echar abajo la sentencia que condenó a Fujimori por crímenes contra los derechos humanos y por varios actos de corrupción. En distintos tribunales del país están prescribiendo en estos mismos momentos diversos procesos contra los hombres del régimen de los ‘90 como en el caso de Aeroperú. En realidad estamos terminando de recorrer el camino para consagrar al 5 de abril como una fecha epónima. Claro, hay resistencias a decirlo y por eso lo que se festeja es la Constitución del ‘93, que no es sino la otra cara del mismo abuso de poder, en él unos se han impuesto a los otros. Y no quieren que cambie esta situación.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista