La decisión de Ollanta

Todo esto comienza en una dramatización en la que el expresidente entra y sale del hospital y ahora de una clínica privada, cada vez más abatido y delgado, moviéndose muchas veces en camillas y sillas de ruedas.

| 30 setiembre 2012 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 2k Lecturas
2080

Difícil no conmoverse con las imágenes que nos presentan a un hombre que no parece tener otra ocupación que la de su propia salud, pero que en realidad ha estado al mando de la campaña del 2011 y sigue siendo la cabeza de un proyecto político.

Los hijos demandan un trato humanitario para su padre, lo que no puede discutirse desde el lado de sus derechos, aún cuando sus condiciones del prisionero son especiales y le permiten un trato médico muy cercano y un acompañamiento familiar que ya quisieran otros presos.

El problema es que el debate que ha levantado el pedido de indulto ha escapado rápidamente de su envoltorio inicial y ya tenemos editoriales que sostienen que el presidente Humala debe dar la gracia así se pruebe que el prisionero no se está muriendo, y que para sacar adelante esta posición se debe recurrir al principio del monarca de perdonar a quien quiera, ignorar los seguros que se pusieron en la sentencia y prepararse para salirse de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para acabar con el “absolutismo caviar” que expresaría este organismo internacional de garantía de los derechos de la gente.

Le están diciendo así al Presidente que se comprometa a tumbar la decisión judicial del 2009, con todas las implicancias de impunidad que eso arrastre y que convierta este episodio en una ruptura definitiva con los sectores que se aliaron con él para detener el intento de regreso al poder de la familia dictatorial de los 90.

Ya no es con su entorno más cercano, sino con uno de los componentes sociales y políticos básicos de su victoria que va dirigido este ataque. Y, por cierto, Ollanta podría quedar mucho peor que Alan García en el caso Crousillat, si en un cierto plazo el “chino” regresa a la política nacional.

En realidad se trata de una trampa política a la que el Presidente ha contribuido con su gentil invitación a que los hijos le presenten el pedido. Esto ha sido captado rápidamente por la cúpula fujimorista (menos Kenji) que ha movido rápidamente sus fichas.

Caída la sentencia de Villa Stein era evidente que los recursos legales del eficiente abogado César Nakasaki se iban agotando. De ahí que el indulto haya entrado como una tromba, como un ariete político.

Ahora, una comisión de médicos revisará el pedido y entregará sus conclusiones al Presidente que tendrá que tomar una de las decisiones políticas más difíciles de su gobierno.

La cosa no es simple porque detrás está toda una larga pelea por la democracia, la moral pública y la justicia para las víctimas de los abusos de la violencia, que llevaron a una decisión histórica al condenar al expresidente. Uno de los motivos de legítimo orgullo de los peruanos, el hecho que aquí podemos sancionar a los personajes más encumbrados, está puesto sobre la mesa.

No nos engañemos, que éste no es un tema del pobre viejito enfermo, sino el de una etapa política de la historia del Perú, cuyas heridas aún no han cerrado.

Loading...



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista