La cumbre de Pittsburg

En las últimas semanas se moderaron las expectativas de que la cumbre del G-20 en Pittsburg produzca medidas decisivas. Esto se debe principalmente a que el sistema financiero mundial se ha recuperado gracias a los rescates de los bancos en quiebra y a la inyección de liquidez en el sistema.

| 25 setiembre 2009 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 488 Lecturas
488

Además, la crisis de la “economía real” en términos de la pérdida del crecimiento del PNB y de la rápida caída del comercio parece haberse mitigado. La necesidad de adoptar medidas que contrarrestaran la recesión –en especial con la ampliación del gasto público a través del “estímulo fiscal”– era acuciante a principios de abril, cuando el G-20 se reunió en Londres. Pero esa urgencia se redujo con los indicios de recuperación.

Sin embargo, muchos expertos creen que esos indicios son engañosos -en especial la rápida recuperación de los mercados accionarios- y consideran muy probable una recaída en materia de recesión.

Podría haber nuevas inyecciones, pero cada vez más voces advierten sobre los peligros de una disparada del déficit público y de la creación de una nueva burbuja que explotaría en una nueva crisis. En otras palabras, habrá un límite a lo que puedan hacer el estímulo fiscal y las ayudas monetarias de los gobiernos. Y si la economía no logra su propio ímpetu para despegar, podría recaer nuevamente, y tal vez las mismas medidas no tengan el mismo éxito.

Hay ahora un debate sobre la “estrategia de salida”, o hasta cuándo y hasta qué punto los gobiernos deberían seguir contribuyendo con gastos y rescates extraordinarios. Algunos políticos y expertos creen que la salida debería darse ahora, otros se inclinan por continuar con las medidas por algún tiempo, para evitar que la economía vuelva a caer.

Esas diferencias seguramente estarán presentes en la cumbre del G-20 y tal vez den lugar a medidas populares -como limitar las bonificaciones a los jerarcas de los bancos- y a nuevas regulaciones -como requisitos más exigentes en materia de capital para los bancos-, pero no a una reforma fundamental del sistema.

El aumento del proteccionismo, un tema donde Barack Obama estará en el tapete, dará lugar a la más álgida discusión.

A principios de setiembre, Obama autorizó un impuesto adicional del 35% a los neumáticos importados de China, una medida proteccionista que provocó fuertes reacciones en todo el mundo y que complementa otras anteriores: la cláusula que dispone la compra de productos nacionales en el plan de estímulo fiscal de Estados Unidos y un capítulo de proteccionismo comercial en un proyecto de ley sobre cambio climático adoptado por la Cámara de Representantes.

En este aspecto, Obama estará a la defensiva durante esta semana de alta diplomacia internacional.



Martin Khor es director de South Centre.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Martin Khor

Opinión

Colaborador