La crisis y los cambios que la Amazonía necesita

La lucha y resistencia indígena amazónica, en alianza con los hermanos andinos, ha inaugurado una nueva época política e histórica en la Amazonía y en todo el país.

Por Diario La Primera | 06 julio 2009 |  1.1k 
1192  

Tanto el modelo económico excluyente y concentrador de la riqueza como el sistema político que lo sostiene han sido puestos en cuestión con una profundidad que obliga a un cambio y a una transformación. Sin embargo, el principal responsable político, el presidente García, en vez de hacer un mea culpa y tomar las decisiones que corresponden a un estadista sensato y con visión de futuro, ha inventado un complot internacional para ignorar y ocultar la crisis estructural del modelo neoliberal y ha decidido declarar la guerra a todos los que lo critican y están en desacuerdo con su mesianismo y autoritarismo.

La hoja de ruta de García y sus socios de la derecha económica y política es, en lo que queda de su gobierno, la polarización y la confrontación.

En la Amazonía peruana el sacudón político tiene consecuencias imprevisibles. Una de ellas es que ha puesto al borde del colapso a los partidos y a los movimientos regionales y a todos los liderazgos.

Otras consecuencias de este parteaguas en la historia amazónica tiene que ver con el sistema extractivo-mercantil, el equivalente amazónico del modelo primario-exportador y el subcentralismo regional tan nefasto como el centralismo impuesto principalmente desde la burocracia dorada e intocable del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Un ejemplo perverso y escandaloso de este subcentralismo y de la forma asimétrica de cómo se distribuye la torta presupuestal ocurre en el Gobierno Regional de Loreto, bajo la presidencia del ubicuo Iván Vásquez Valera. De las inversiones aprobadas en el ejercicio fiscal del 2007 correspondieron 44 millones, 964 mil 518 soles a Maynas (Iquitos), 11 millones, 308 mil 837 soles a Alto Amazonas (Yurimaguas). A la provincia del Datem del Marañón, donde se extrae el petróleo que genera el canon y con una población 97 por ciento indígena, sólo le tocó 3 millones, 076 mil 939 soles.

Todos los Gobiernos Regionales de la Amazonía son subcentralistas: Loreto, Ucayali, Madre de Dios, Amazonas y San Martín. Unos más que otros.

Probablemente, la crisis económica internacional y la caída de la captación del canon petrolero en Loreto y Ucayali llevará a los presidentes regionales golosamente “obristas” y tacaños en inversión en educación, salud, ciencia y tecnología a intentar hacer pagar los platos rotos de la crisis a los pueblos indígenas.

Pero la historia ha dado un giro de 180 grados también en la Amazonía. En la negociación con el estado central autista y los gobiernos regionales subcentralistas, los pueblos indígenas saben lo que quieren y qué poder tienen para lograrlo.

Referencia
Propia

    Róger Rumrrill

    Róger Rumrrill

    En el ojo de la tormenta

    Loading...

    Deje un comentario