La crisis financiera y los trabajadores (as)

Mientras los grupos de poder económico, a través de sus operadores políticos y mediáticos, continúan con su campaña de desprestigio contra el gobierno de Ollanta Humala para debilitar toda iniciativa de investigación al nefasto y corrupto régimen de Alan García, en el mundo los efectos de la crisis económica internacional siguen provocando el incremento del desempleo y la precarización de la vida de millones de familias trabajadores y se aproxima a nuestro país.

| 11 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 988 Lecturas
988

Tanto en Estados Unidos como en Europa, las iniciativas de sus gobiernos impulsadas por los organismos multilaterales persisten en arrebatarle más derechos sociales y laborales a los trabajadores y entregar dicho dinero a los responsables de la crisis, los especuladores financieros y los banqueros con la ingenua creencia de que reactivarán la dinámica económica, cuyo colapso ellos provocaron.

El caso de Grecia es elocuente. A pesar del ajuste que se ha efectuado contra la población, la recuperación económica continúa siendo lenta y perjudicial para los ciudadanos. Por el otro lado la privatización de la economía sigue beneficiando a los culpables de su crisis. Esto demuestra la debilidad e incapacidad de los gobiernos que asumieron el credo neoliberal y que hoy no tienen las herramientas políticas para defender a la población.

Los diversos movimientos de protesta, como los indignados en diferentes ciudades norteamericanas y reacciones similares en otras partes del mundo demuestran que la crisis capitalista cuya consecuencia se vivirán con mayor énfasis en el 2012, no sólo traerá más pobreza sino el desprestigio de la clase política y financiera, además del debilitamiento del orden democrático, que derivará en violencia y caos.

En el Perú, el régimen actual ha tomado algunas medidas económicas destinadas a compensar los efectos perniciosos de la crisis, que en el 2009 costó la pérdida de 250 mil puestos de trabajo y un fuerte impacto del crecimiento económico que se redujo del 9,8% a 0,6% en un año, lo que demostró lo frágil de nuestra economía. En ese sentido, es saludable la dación de algunas medidas destinadas a proteger a la población frente a la voracidad empresarial como la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo y de la Consulta Previa, las que deben ser complementadas con la dinamización de la economía nacional y la protección del empleo.

Por este motivo, del 16 al 19 de noviembre se realizará el XIII Congreso Nacional de la CGTP que servirá de marco a la Conferencia Internacional sobre la Crisis Financiera y la Propuesta de los Trabajadores para enfrentarla. Cabe mencionar, que en el 2009 la central sindical presentó una iniciativa anticrisis, que fue dejada de lado por García. En esta oportunidad el desarrollo de estas actividades tiene también este objetivo, construir una iniciativa desde las familias trabajadoras.

Entre los expositores destacan el Secretario General de la Federación Sindical Mundial, George Mavrikos, quien también ocupa un escaño en el Congreso griego, cuya disertación estará destinada a presentar iniciativas para enfrentar la crisis y analizar el proceso que se vive en su país. También participarán 21 dirigentes sindicales de Europa, Asia, África y América Latina.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista

0.617877006531