La corrupción empresarial pesquera

La SUNAT (Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria), aún viene decepcionando en sus obligaciones de incrementar las tributaciones razonables del empresariado industrial harinero, que en su mayoría viene enriqueciéndose sin control, y contra los intereses del país.

Por Diario La Primera | 23 jun 2012 |    

Si bien la delincuencia común agobia ya nuestra sociedad en forma inclemente; la corrupción empresarial pesquera no tiene límites; y a la depredación de nuestros recursos pesqueros, el incremento de la “Pesca Negra”, la explotación y abuso contra los pescadores y trabajadores, se agregan, el ocultamiento de sus verdaderos resultados económicos; subvaluando los precios reales de ventas de harina de pescado, apropiándose de las diferencias, para ser depositadas en bancos extranjeros, mediante cuentas cifrada. Un ejemplo concreto, es la empresa “Corporación Pesquera 1313 S.A.” (ex Pesca Perú Chimbote Norte S.A.) adquirida en 1997 por Pesquera Robles S.A. en subasta pública, a la cual mediante cuestionadas y turbias maniobras, le fue arrebatada por Samuel Chumbes Perfecto, actual posesionario; quien viene presentando balances distorsionados, con sospechosas pérdidas en los seis últimos años, a pesar de su desmesurada “Pesca Negra”, de contar con embarcaciones propias, y de las arbitrariedades contra sus trabajadores; lo cual ocasiona costos mínimos de producción, a la sazón de los crecientes precios internacionales de la harina de pescado.

La ausencia de un conveniente trabajo de inteligencia de la SUNAT, es generalmente reemplazado por las denuncias de los Organismos Sindicales y sus trabajadores, aún exponiendo su situación laboral, e inclusive su integridad física y la de su familia, sin que el Organismo Nacional Tributario, les establezca un necesario y claro aliciente, para la revelación de fraudes tributarios y lavados de dineros y de activos.

La apertura y depósitos de dineros ocultados a la SUNAT, en el Atlantic Security Bank G.C., del Gran Cayman, provenientes de las ventas de harina de pescado, por millones de dólares, en la cuenta Nº. 1002508, a nombre de Samuel Chumbes Perfecto, y que luego son trasferidos a la cuenta Nº. 1023613 del Banco de Crédito de Panamá, también a nombre de Chumbes Perfecto, confirman las sospechas de grandes asaltos a la economía de nuestro país y de millones de peruanos. Sin presentar declaraciones de cuarta categoría, ni pago alguno, Chumbes Perfecto aparece auxiliando económicamente a “Corporación Pesquera 1313 S.A.”, con préstamos personales, de aproximadamente once millones de nuevos soles, que luego fueron capitalizados, para disimular las pérdidas del año 2010, ascendentes a diez millones de nuevos soles. Por supuesto que los préstamos a la “Corporación Pesquera 1313 S.A.”, generaban intereses que el Banco de Crédito de Panamá se encargaba de cobrar, en beneficio del cuestionado empresario pesquero.

Esperamos una acción ágil y determinante de la SUNAT, para iniciar el derrocamiento de la corrupción enquistada desde hace años en el sector pesquero, sancionando además ejemplarmente a quienes contribuyen u ocultan los fraudes tributarios. Esperamos también, que la Corte Suprema de Justicia, de oficio, ordene revisar el comportamiento de los Jueces de la Corte Superior de Chimbote, en el arrebato de la fábrica a Pesquera Robles S.A.


    Juan Rebaza Carpio

    Juan Rebaza Carpio

    Mirando al mar