La acción de conducir

Tal como hoy nos reta la vía pública, constituye una acción peligrosa y crítica, demasiados vehículos y demasiados choferes, sin la preparación correcta en las técnicas de la conducción responsable que estimula habilidades y enseña técnicas imprescindibles para evitar o mitigar las colisiones de tránsito, para los conductores de automotores en las condiciones actuales.

| 02 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 617 Lecturas
617

Obviamente, compromete también al peatón y ciclista que conviven en la vía de todos. C. Tabasso nos ilustra sobre este tema, advirtiendo que el piloto actual está sometido a demandas físicas, emocionales e intelectuales que en la vida cotidiana, por lo general, no son requeridas, salvo actividades o deportes extremos. El concurso del ser humano en el tránsito actual pone de manifiesto dos situaciones bastante significativas: 1) factor genético constitucional, los vehículos actuales no están fabricados a escala humana, la velocidad humana caminando alcanza en condiciones normales hasta 3 kph, resultado de millones de años de evolución de la especie, todos los mecanismos cognitivos, emocionales, perceptuales y motrices están ajustados como límite a esta velocidad. A cien años y un poco más de la invención del automotor, no han sido suficientes para transformar esta realidad y adaptar al humano a esta nueva realidad con vehículos sumamente veloces y potentes. El control de la masa, potencia y velocidad programadas para 3 kph convierte a la acción de conducir en una tarea muy compleja y altamente riesgosa si no observemos las cifras de la OMS, un millón trescientos mil muertos por año a nivel mundial producidos por eventos en el tránsito moderno. 2) Esta situación parcialmente se podría solucionar con la educación en seguridad vial desde la niñez y con la aplicación obligatoria de la Prevención en Seguridad Vial a los actuales conductores. Se debe tener plena conciencia que esta actividad de conducir automotores puede fácilmente causar daño, a uno mismo y a otras personas y en el ranking, se ubica en los primeros lugares de riesgo inminente, con respecto a otras actividades humanas. Pero algo debe quedar muy claro, aún con una adecuada educación e internalizada en el ciudadano, una nueva cultura de prevención, esta actividad seguirá teniendo un alto componente de riesgo. Hasta mañana.

Loading...



...

Federico Battifora

Rompemuelle